Libro: “Más liviano que el aire” de Federico Jeanmaire

Libro: “Más liviano que el aire” de Federico Jeanmaire

La lectura de un libro de Federico Jeanmaire puede introducirnos en un desafío enigmático. Es difícil encontrar en su escritura patrones regulares que vinculen sus novelas.

En cada libro el autor explora sus límites a través de ingeniosas propuestas de escritura. Se puede decir que la marca literaria de Jeanmaire reposa en una especie de didáctica de la escritura con la cual pone a prueba a sus fieles lectores.

Más liviano que el aire ganó el Premio Clarín de Novela 2009. En este libro el esfuerzo artesanal está puesto en el concepto del narrador.

Para salir de las clásicas historias con narrador en primera o tercera persona, el escritor se sirve del monólogo de la protagonista, una maestra jubilada. La voz de este personaje recrea el marco referencial y los episodios estructurales de la historia.

Cada libro de Federico Jeanmaire se estructura a partir de un juego con la escritura

Todo inicia en la zona céntrica de una ciudad. Una anciana, luego de haber realizado unas compras, es sorprendida, en la puerta del edificio donde vive, por un joven delincuente, quien a punta de cuchillo la obliga a subir hasta el departamento con la mala intención de robarle los ahorros. Situados en el interior del departamento la anciana ,en un rapto de frescura psicofísica, le tiende una trampa al delincuente. Con cierta inocencia, le asegura que todo el dinero está oculto en el botiquín del baño de huésped. Desbordado de entusiasmo el ladrón ingresa al baño y la abuela con un movimiento sagaz lo deja encerrado.

Separados por una robusta puerta los personajes comienzan a explorarse, ella con noventa y tres años, él con catorce, ella jubilada solitaria, él pibe chorro.

Sin proponérselo, la abuela encuentra en su inesperada compañía alguien con quien charlar y compartir sus nudos emocionales, acumulados con el paso del tiempo.

Luego de transitar la primera etapa de una catarsis mutua, la anciana le propone un pacto al joven: escuchar la trágica historia de vida de su madre y una vez concluido el relato ella promete liberarlo.

La protagonista continúa con su rutina diaria y en sus momentos de soledad desarrolla la historia de su mamá. A este ritmo el cautiverio se extiende a un par de días monótonos y la alimentación del joven se ajusta a lo que la anciana puede deslizar por debajo de la puerta: galletitas de agua, palmeritas, bizcochitos y milanesas.

El encuentro entre dos generaciones tan extremas funciona como base de análisis donde se pueden pulir tópicos culturales como la soledad, la vejez, el cristianismo, la familia, los prejuicios sociales y el valor nominal de la vida.

Vale la pena no anticipar nada en relación al final de la historia, cada lector/a que se acerque a este libro podrá generar sus propias reflexiones.

En este convite literario dejamos una pregunta:

¿Por qué razones deben agendar esta lectura?

1-Porque es un libro premiado.

2-Porque leer un libro de Federico Jeanmaire es una invitación a desentrañar una encrucijada.

3-Porque después de la edición de esta novela el autor no paró de publicar buenos libros.

Federico Jeanmaire

Más liviano que el aire

Alfaguara, 2009

Páginas 237

0
Sábado Joven en Regina “Esta capacitación es para multiplicar nuestras buenas conductas al conducir”

No hay comentarios

Todavía No hay comentarios

Deja un comentario