La ordenanza 14/20 fue vetada ayer por el intendente Marcelo Orazi, si bien previo a este artículo oficialmente no se informó, al consultar con ediles confirmaron el veto al proyecto.

Ahora el proyecto  “vuelve con sus objeciones al Concejo, este lo trata nuevamente y si lo confirma por una mayoría de los dos tercios de los miembros presentes, el proyecto de Ordenanza pasa al Departamento Ejecutivo para su promulgación y publicación”… (Art. 35 Carta Orgánica) .

°°°

El viernes 17 fue aprobada en el Concejo Deliberante con 8 votos a favor y 2 en contra. Las concejales María Eugenia Paillapí de Somos Villa Regina y Agustina Fernandez de Juntos Somos Rio Negro se plantaron frente a un proyecto innecesario, con contradicciones y más prohibitivo que el decreto del presidente, el intendente luego coincidió. La postura de Fernandez movilizó las bases dentro del bloque pero se sostuvo en la decisión del intendente.

El proyecto es innecesario, arbitrario y contradictorio. Con fallas desde un inicio intentando poner en manos de ciudadanos comunes un poder de policía. Siendo más prohibitivo que el decreto nacional 297/20 firmado por el presidente. Hay que seguir los lineamientos de Provincia y de Nación, hay que ser mesurado. No es momento para inventar nada.

El miércoles publicamos este artículo donde contamos porque es una ordenanza innecesaria que debía ser vetada.

Ahora los demás ediles oficialistas deberán alistarse detrás de Fernandez (23) que marcó el camino correcto desde un principio y aceptar el veto del ejecutivo, si no es por convencimiento será por funcionalidad. Los cuatro votos oficialistas sumado al de Paillapí de SVR  alcanzan para terminar de malgastar el tiempo en debates que no suman al colectivo social en momentos donde las energías y la atención deben estar puestas en otro lado. Consiguiendo la mitad de los votos, el del presidente del CD Edgardo Vega define la decisión.

Estamos de acuerdo si decimos que en Villa Regina desde que inició la cuarentena casi no hubo control en la vía pública previo a las 23hs. El aislamiento, de algún modo es un medida autoregulable que apela principalmente a la conciencia de la gente, y en ese sentido Regina tuvo sus altos y sus bajos, por momentos parecía que a las 15hs bajaba la circulación después no. Luego vino el efecto boomerang del tapabocas que confundió a la gente que volvió a salir a la calle pensando que con una tela en la trucha alcanzaba para evitar el contagio. Lo cierto es que más allá de la irresponsabilidad de la gente el control no existió.

Entonces empecemos por ahí, durante esta semana se pudo ver control de tránsito en algunas arterias principales. Controlando que en los vehículos no vayan más de dos personas, que en la calle caminen solas o respetando el distanciamiento, haciendo un control siempre pedagógico y con mucha paciencia debería alcanzar para disminuir la circulación a un ritmo preventivo.

Y del otro lado, no forcemos a los dirigentes a pensar en salidas que coarten nuestros derechos, si somos empáticos y solidarios buscar una medida más restrictiva que el decreto nacional no será una hipotética solución para nadie.

Portada: German Busin

El seguimiento al tratamiento de la ordenanza 14/20 lo pueden ver en su totalidad en mi cuenta personal de Facebook: Emiliano Piccinini.

Deja un comentario