El entretiempo es un tiempo de la
indiferencia como cordialidad

Byung-Chul Han, La Sociedad del cansancio

Ya no hay palabras que alcancen a describir el cansancio. Porque las palabras se han cansado también. Llegó el momento exacto para que el silencio nos muestre sus golpes bien dados. Por aquí y por allá las siluetas de la bruma borronean el futuro del después. Y no hace falta anticiparse a los cataclismos de los cuerpos para darse cuenta que esto es una mierda. Nadie había elegido el presente de un nombre correcto. Solíamos revolcarnos en la arena de nuestros sueños mientras el mar de los deseos nos acariciaba con sus intrépidas espumas.
El horizonte se transformó en una afilada espada que nos señalaba el sitio cierto de nuestras muertes. No la queríamos ver para no tropezarnos con su filo incandescente. Ahora sentimos que la injusticia es un desfiladero por donde la sangre se derrama inoportuna. Podríamos haber quemado los motores en el futuro del después, pero llegamos a soportar la asfixia de un encierro cargado de miedos y microscópicos algoritmos. La luz era apenas una decisión al final del túnel. Entonces, el futuro del después pudo despertar de la pesadilla que el pasado del presente le había instalado en su intrincada maroma de sucesos…

Portada: Mike Davis 

Deja un comentario