Lo que me dejó la asamblea en el hospital área programa Villa Regina:

  • Hay un alto grado de desorganización. Cuando en estos casos la organización debe primar para poder optimizar los pocos recursos que se tienen.
  • Hay fuego cruzado entre diversas áreas. Si los nexos internos están rotos, la comunicación falla, si falla la comunicación crecen los errores.
  • El cansancio de los trabajadores es exponencial. La desidia del Estado provincial está visualizada en el estrés perceptible de los trabajadores. Otro factor que incide en el desenvolvimiento diario.
  • Se reafirmó el quiebre entre el Director y los empleados con un pedido de remoción al Director del Hospital Dr. Ruiz Díaz firmado por los trabajadores, ruptura que existe desde antes que comience la pandemia.
  • El Secretario de Relaciones Institucionales de Río Negro, Miguel Ledesma, fue solo el elegido para poner la cara, no trajo soluciones, ni posibles soluciones. Sí se comprometió con la investigación sobre el caso de Mariela y sobre el pedido de Rosa Ñanco de que el viudo ingrese como trabajador estatal.
  • Ledesma tampoco fue acompañado por ningún funcionario local de JSRN. A quienes en muchas ocasiones se los vio posando para la foto cuando la situación lo ameritaba.
  • El director por momentos fue un mero espectador. Tuvo su espacio y después se hizo a un lado, intervino solo para aclarar que las decisiones internas en cuanto a pacientes siempre corresponden a los médicos, haciendo alusión a la situación de Mariela.
  • La asamblea fue la comunicación más clara sobre la situación pandémica en Regina desde que todo esto comenzó. Se sacaron varias caretas y pudimos escuchar la situación en voz de los que ponen todo día a día. Sin relato armado, ni comité de crisis, ni chamuyo. Fue realidad pura.
  • Los trabajadores de la salud necesitan que la comunidad acompañe, ni con marchas, ni con mensajes en redes, sino con cuidados, respeto y conciencia.
  • La internación domiciliaria sin control es una complicación.
  • Podemos tener más respiradores pero no tenemos los elementos, insumos ni personal para hacerlos funcionar.
  • La industria farmacéutica especula con precios en el peor momento, claro que eso no le sorprende a nadie. El presupuesto que maneja el hospital no alcanza. Esto tampoco sorprende.
  • Si tu apellido pesa en Regina o tiene contactos adecuados tenés más posibilidades de conseguir una cama si la necesitás. Los llamados internos con requisitorias a modo de apriete existen. Una vez más pierde la popu.
  • El caso de Mariela demuestra que es falso que los trabajadores de salud tengan prioridad de atención por casos de covid.
  • La respuesta provincial a todo lo que se dijo fue “esto que pasa acá, está pasando en todo el país”. La nada misma. Lo que expresa que la ola hay que surfearla como viene, con o sin tabla, cerca o lejos de la costa.
  • Por último 50 personas en un espacio cerrado, en medio de una pandemia, siendo todos profesionales, termina por expresar lo mareados que están.

*****

NOTA CON PEDIDO DE REMOCIÓN DE CARGO

Deja un comentario