en

EL ELEGIDO

ESCRIBE BETO TRONCOZO

Rara vez el fanático argentino se siente familiarizado con un deportista ajeno al mundo del fútbol. Nos emociona tanto ver la repetición de Maradona dejando ingleses en el camino, o disfrutar de como Messi brilla todos los fines de semana en las canchas del fútbol español, que nos olvidamos de ver al resto que día a día enorgullecen al deporte nacional.

Rara vez el fanático argentino se sienta frente al televisor al mismo tiempo que alguien que no conoce, con el fin de poder disfrutar algo que no sea simplemente un partido de fútbol.

En tiempos que la Selección Argentina provoca más ganas de apagar el televisor que de ver su juego, “El elegido” tuvo su noche de gala en el AT&T Center dónde retiraron su histórico número 20.

Manu Ginobili logró a lo largo de su carrera algo que hace dos décadas era sumamente impensado. No sólo llegó a vestir la camiseta de una franquicia de NBA; sino que al año ya había conseguido el primero de sus cuatro anillos de campeón, retirándose en 2018 siendo ídolo de San Antonio Spurs, y abriendo el debate.

¿Es Manu Ginóbili el deportista más importante de la historia argentina?

Quizá muchos, y no los culpo, van a discernir de mi comentario por ese amor incondicional que tienen con la pelota de fútbol, pero adentrándonos en la realidad; ¿Cuántos a lo largo de su carrera lograrán lo que hizo el pibe de 40?


Monzón, Vilas, Maradona, Ginóbili, Messi, Fangio, De Vicenzo y Luciana Aymar

Talento, compromiso, dedicación, esfuerzo, inteligencia, perseverancia, compañerismo, y podría seguir tipeando características que el mismo Ginobili se auto atribuyó a lo largo de su ‘exitosísima’ trayectoria.

Como destacaba anteriormente, el argentino tuvo su noche de reconocimiento en la que fue su casa durante 16 temporadas. Acompañado de la mujer de su vida, sus hijos y amigos que le dio el deporte, se mostró emocionado frente a millones de personas que se quedaron despiertos hasta tarde para maravillarse con la carrera de uno de los nuestros, de un argentino, de un tipo que supo pelear por su sueño y que demostró ser humano al emocionarse al recordar a sus padres.

Lamentablemente el Argentino nato está acostumbrado a perder para notar. Tuvimos 16 temporadas para disfrutarlo, y algunos fuimos testigos de su talento a través de la pantalla durante gran parte de nuestras vidas, mientras otros tantos lo descubrieron sobre el cierre. Lo importante para todos nosotros, es saber y entender que fuimos contemporáneos al mejor deportista que jamás ha tenido nuestro país.

Tenemos suerte. Muchos vieron a Diego y hoy disfrutan de Messi. Cerramos el puño en cada punto de DelPo y gritamos como nuestros los goles de Lucha Aymar. Pero en todos y en cada uno de esos momentos, había uno que silbando bajito se fue metiendo en la historia grande, había uno que hoy, para quién les escribe, es el más importante de todos, había uno que siempre podía y quería un año más, había uno que fue, es, y seguirá siendo “El elegido”.

ESCRIBE BETO TRONCOZO

Comentarios

Deja un comentario

Cargando…

Comentarios

0 comentarios

CRÓNICA DE UN FERIADO

UNA MOSCA PERONISTA