fbpx
Ahora leyendo
CÓMO ALIMENTARSE SEGÚN LAS FASES LUNARES

Partiendo de la creencia que todo está conectado, como si fuéramos una nube de energía conectando entre sí diferentes puntos , puedo decir que hoy -2018- ya estamos preparados para asimilar varios conceptos a la vez y entrelazarlos. Darles un significado en común, una compatibilidad. Ningún suceso es aislado, todos tienen un “código” y se correlacionan con el  de otro suceso, objeto o ser.

Si de pronto añadimos más información a la que ya sabemos, o simplemente como un juego de palabras, intercambiamos conocimientos de diferentes disciplinas y encontramos el punto dónde se correlacionan, donde termina una y empieza la otra, llegaríamos a esta conclusión que nos invita a ver todo de una manera más global, y por lo tanto, nos permite desenvolvernos mucho mejor, en un medio que conocemos aún más, sin la necesidad de leer demasiados libros, a veces sólo se precisa prestar atención.

“Fluir”, esa palabra tan omnipresente en la actualidad, sólo puede ser llevada a cabo si conectamos todos los saberes, todos los conocimientos, todas las experiencias. De lo contrario, si  disociamos los hechos y conocimientos aislándolos unos de otros, cortamos el libre albedrío para poder usar este verbo.

En esta oportunidad decidí combinar dos pasiones mías: La alimentación consciente y la astrología.

Tomé mis conocimientos de alimentación consciente y los correlacioné a las diferentes fases de la luna, según qué energía manifestaban estas últimas:

LUNA NUEVA

Ésta luna es ideal para sembrar intenciones y hábitos a modificar para un beneficio. Es por eso, que yo recomiendo este momento para reemplazar harinas refinadas por integrales, azúcar refinada por azúcar mascabo, sal de mesa por sal marina, aceite de girasol por aceite de oliva, y cualquier cambio alimenticio que sea consciente  para nuestro organismo.

LUNA CRECIENTE

En esta fase, el cuerpo se encuentra más receptivo para asimilar cualquier sustancia. Por eso es ideal aprovecharla para incorporar a nuestra dieta algas (las algas son altamente nutritivas y dadoras de energía ya que en su clorofila se encuentra toda la energía solar almacenada), jugos verdes, legumbres, brotes, semillas activadas (semillas en agua durante 8 hs), arroz y a maní, pescados azules y frutas de estación.

LUNA LLENA

En este caso, nos sentimos más sentimentales e inspirados ala vez. Es una luna ideal para inventar algún plato y jugar con nuestra creatividad. A su vez, es un momento donde tenemos más retención de líquidos, por lo que se recomienda una alimentación baja en sodio, y evitar harinas (sobre todo refinadas) que impiden que los intestinos absorban correctamente los nutrientes y nos hinchemos.  Es un excelente momento para conectar con uno mismo, con nuestras emociones, practicar meditación y darle prioridad a las frutas y verduras.

Te puede interesar

LUNA MENGUANTE

Este momento lunar es ideal para depurar cualquier toxina o desorden alimenticio. O simplemente para hacer algún tipo de ayuno. Se recomienda beber mucha agua, agua con limón al comenzar el día, ingerir repollo blanco crudo, brócoli, hojas verdes, ajo, te verde. Comer mucha fruta y jugos naturales caseros desintoxicantes. También es un excelente momento para hacerte amigo/a de los nódulos de Kéfir, se hace una infusión con ellos y permite regular de manera eficiente la flora intestinal.

INFORMADOS, ya no tenemos excusas para querer cada día más a nuestro primer hogar: el CUERPO.

PORTADA: Germán Busin

Comentarios desde Facebook
© LA TAPA 2019. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.
Vuelve al comienzo