Leonardo Oyola se autodefine como un escritor híbrido, esta conceptualización puede cobrar consistencia en sus referencias culturales, que emergen con frecuencia en sus textos, o en su constitución como escritor de literatura. Por otro lado, reconoce que su falta de formación literaria académica le permitió empezar a escribir sin cotos normativos y de esta manera la búsqueda de un estilo ficcional fue una tarea más amena.

Los lectores que se acercan a sus novelas, por primera vez, comienzan a divagar en una nube de incógnitas cuando chocan con una escritura particular. A simple vista, parece un estilo descuidado y simplón, pero a medida que exploramos sus libros empezamos a reconocer una marca literaria original.

Sus libros retoman temas sociales silenciados y se problematizan en las historias que autor digita a través de una galería de personajes con sus respectivas historias de vida. Oyola valora y respeta a sus posibles lectores y deja en sus manos la última sentencia:

“El escritor es el autor de la historia, pero es el lector el que termina de cerrar el libro con sus experiencias y su mirada del mundo”.

Ultra/Tumba es su última novela, en mayo de este año salió al mercado en forma digital y en julio el libro papel comenzó a circular por las librerías.

Esta novela pone a rodar la historia de dos amantes de mundos diferentes y separados por una reja. La Turca Medina es parte de la seguridad en la Unidad Penal femenina N.° 73 y su otra mitad, La Uruguaya, cumple condena por tentativa de homicidio. El amor que construyen sufre los vaivenes de las relaciones apasionadas y viscerales.

Después del último encuentro íntimo toman una drástica decisión que se desdibujará cuando salgan al patio y se entreveren en el motín que acaba de estallar.

La revuelta pone en juego el poder entre los pabellones del penal y la disputa principal enfrentará a tres facciones guiadas a puntos extremos por líderes consolidadas y reconocidas. La Peke y su ejército de Culisueltas, La Ñeri Graciela y su banda y la Hermana Irma junto a sus muertas vivas intentarán “copar la parada” en la búsqueda del control absoluto del presidio.

Cada una por su cuenta y con los recursos que encuentren a mano, las amantes intentarán sobrevivir a un día de furia teñido de saña y sangre. La historia se vuelve dinámica a medida que los sucesos se desarrollan en diferentes sectores de la unidad. Estos escenarios dispares crecen en tensión y se encaminan hacia un mismo lugar que se reserva el derecho de la eclosión final.

Esta novela está apuntalada por la cultura tumbera y el mundo zombi, la primera manifestación fue enriquecida en las participaciones que el escritor tuvo en diferentes talleres literarios realizados en penales y la segunda se alimenta desde su pasión por el género que disfruta en diferentes soportes: historietas, series, películas y libros.

Leer a Leonardo Oyola es todo un desafío lector que requiere análisis y reflexión paralela. Las preguntas que aparecen después de leerlo por primera vez tienen que ver con el lugar encumbrado que ocupa en la agenda literaria y con los misterios que llevaron a agotar once ediciones de su novela “Kryptonita” que trasmutó a película y luego a serie televisiva.

Sus novelas gozan de gran aceptación y excelente crítica. Con frecuencia asiste a talleres literarios en diferentes penales donde sus historias se leen y se debaten en grupos de lectores.

Un intento para decodificar el éxito de Oyola puede estar en el ejercicio de profundizar en su obra, conocer sus orígenes de escritor y lo más importante: descubrir la intención de su escritura.

Para dar valor a sus libros y abrir la invitación de lectura comparto unas palabras del escritor Pablo Ramos que pueden enmarcar el trabajo de Oyola:

“Escribir, entre otras cosas, es civilizar el dolor.”

Ultra/Tumba

1ra ed.,Bs As, Literatura Random House, 2020

240 páginas

Deja un comentario