Cuando el deseo se comparte, las posibilidades se potencian hacia todas partes, sostiene el Dr. Karma. Usted siempre con esas frases tan contundentes Dr. , le dice su secretaria Ana, mientras contempla por la ventana el mar a lo léjos. Ahora, ¿de qué deseo me habla? Le pregunta Ana. Hoy tengo programada, como sabés, una pandectomía al Sr. Homero Simpson. Jaja. Qué loco que se llame como el dibujito animado, pero insisto, ¿qué tiene que ver con el deseo? Es que el paciente Homero hace un año que tendría que operarse y solo hace una semana que decidió hacerlo. Ahí hubo algo en relación al deseo que se liberó. De todas maneras ese testículo no daba para más, el tumor creció tanto que ya parece un pomelo rosado. ¡Uy! Dr. Menos mal que aceptó operarse. Sí, igual va a tener que hacer quimioterapia porque se diseminó en varios lugares de su cuerpo. Por lo que veo en la agenda, la operación es dentro de dos horas, le remarca Ana con sutileza. Así es Ana, repasando su historial, podemos decir que si lo hubieran vacunado contra la violencia, o mejor dicho, si hubiese existido una vacuna para la violencia o la ira, este hombre no hubiese tenido esa pandemia en el testículo. Mucha bronca tumoral acumulada. Pero Dr. , no está comprobado científicamente que la pandemia se deba a una bronca o violencia acumulada. Querida Ana, en mi familia cargamos con esos tumores, yo mismo lo he vivido en carne propia, ya me operé dos veces.

Deja un comentario