Durante la entrega de los premios Oscar es una costumbre  prestar atención a los vestidos de las actrices, de los diseñadores, los colores, peinados, etc., más aún a quienes nos dedicamos y somos apasionados por la moda. Este año los premios de la Academia y el trato que le dieron los medios, sin ser la excepción, expusieron una vez más la cultura patriarcal.

Hace un tiempo que noto como las entrevistas periodísticas difieren dependiendo del género del entrevistado.

En esta ocasión de gala especial, pero también en otros contextos  y de forma repetitiva, noté como varias mujeres se molestan en las entrevistas ya que las mismas son guiadas hacia cuestiones que no están directamente relacionadas con su trabajo, sus actuaciones, sus obras, sus películas; sino que son enfocadas en su vestimenta, su silueta, su pelo, su maquillaje, mientras que en las mismas entrevistas a los actores (situándonos en los Oscar) les hacen preguntas acerca de sus procesos actorales, relaciones con el personaje, etc. Básicamente su trabajo, lo que los llevó a estar en ese lugar en ese preciso momento.

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

El titular de un portal, escrito por una mujer, me llamó mucho la atención y me movilizó a expresar lo que siento: Scarlett Johansson empoderada: Mostró sus curvas y sus celulitis en la alfombra roja de los Oscar.

…”La actriz, Scarlett Johansson fue una de las favoritas de los Oscar por su doble nominación.  Pero lo que más llamó la atención fue la celulitis que lució con orgullo“…

…”Todos amamos a Scarlett Johansson, no solo por su talento y belleza. Sino por ser tan auténtica y lucir un vestido strapless champagne, super sexy,  de silueta sirena, que marcaba sus curvas y dejaba en evidencia su celulitis y su estatura en un evento  tan importante para su carrera, con su doble nominación al Oscar. Sin embargo, lejos de que esto le molestara, la actriz mostró su cuerpo con gran orgullo”….

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

La nota sobre la vestimenta de la actriz (vestido strapless, corte sirena de Oscar de la Renta) quiere “resaltar el valor que ella tuvo para mostrarse con celulitis”, nada que ver con su trabajo, lo que la llevó hasta allí. Pero ¿por qué la autora siente que Scarlett tuvo coraje para mostrar su cuerpo así como es?,  ¿cómo puede un título que está destinado a muchas mujeres focalizarse en las celulitis? En una entrega de premios en la cual está nominada por dos trabajos, solo se le dio importancia a una cuestión corporal, la nota está escrita con ese anclaje y luego menciona otras cuestiones. E incluso menciona que deja en evidencia también su estatura,  esta realidad comunicativa tiene que cambiar inmediatamente.

En mi profesión escucho mujeres a diario y lo primero que mencionan es su disconformidad con determinadas partes de su cuerpo. ¿Tanto nos llenaron la cabeza para que pensemos que hay un cuerpo ideal? Veo el esfuerzo que hacen mis clientes cuando les pregunto qué parte de su cuerpo les gusta más, qué quieren resaltar. Te invito a que hagas el  ejercicio de pensar 3 cosas de tu cuerpo que te gusten, estoy segura que te va a llevar más tiempo que pensar 3 cosas que no te gustan. Hacelo.

En un determinado momento (hoy, ayer, no mañana) debemos aceptarnos como un todo, valorarnos desde otro punto, otro lugar.

El otro día sin ir más lejos quería postear en redes sociales de Lobería una foto mía con una campera de la marca y me vi muy flaca, fuera de forma y dudé en subir esa foto hasta que lo pensé bien y decidí hacerlo sin importarme qué pueden decir los demás. La gente me dice, qué suerte que tenés de ser flaca (¿?) Discúlpeme, pero lo padezco! No todo me queda bien, porque hay prendas para todos, hay modelos que les queda mejor a unos que a otros y lo mismo pasa con los colores, te apagan, te iluminan, es una discusión eterna con los que me dicen “que tengo suerte” ¿quién dijo que una persona flaca tiene suerte? Incluso puede ser peligroso, ¿estamos de acuerdo con eso? Deberíamos estarlo.

Continúo en un proceso de aceptación pero al poner en foco este tema puedo escuchar todas las frases que fui escuchando estos años: “Las flacas son insulsas”, “es más lindo tener de dónde agarrarse”, “hay que tener  pechos grandes para ser linda”, o “tener un lomazo”, “ sos chata”, “es más sexi una mujer con curvas” incluso en un momento se decía  “con las gorditas se tiene mejor sexo”, “está llena de celulitis”, “está muy gorda”, “tiene un mapa en las piernas”, que sos alta, que sos baja, que sos gorda, que sos flaca, que estás fuera de estado físico, que te vestís como varón, que te vestís con cosas muy ajustadas.

Todo esto es un bombardeo que amenaza realmente con la autoestima de cada mujer y es momento de revertirlo porque además de un cuerpo hay una mente, una personalidad, hay logros laborales, hay logros de vida. Hay actrices que quieren que les pregunten cómo trabajó para realizar determinado papel y no en cómo trabajó para llegar a “ese cuerpo escultural” o si usó ropa interior debajo del traje ¿?.

Hoy en día hay diversas campañas de distintas marcas con un resaltando en “cuerpos reales”, #showUs #Muéstranos #bodypositive (Dove) entiendo que fue un paso fundamental para cambiar  la imagen de la mujer en las publicidades, es la contraparte, entiendo que es un proceso lento pero quisiera ver pronto que no se tenga que acudir a un título o hashtag y que sea algo natural, quisiera que los hashtag mencionen quiénes somos.

Un proceso que llevará años, probablemente generaciones. Mi hijo (11 años) mira las carreras de automovilismo los domingos y sigue la presencia de promotoras con “cuerpos determinados “ sosteniendo un paraguas con una sonrisa forzada en la cara. ¿Acaso somos un objeto?  ¿Alcanzará lo que hable con mi hijo para contrarrestar esa imagen de la mujer?

Las mujeres no queremos que nos valoren por nuestro cuerpo, queremos ser valoradas por nuestras aptitudes, por nuestro carácter, por nuestra personalidad, nuestra determinación. El cuerpo debe ser un lugar cómodo, debe ser un tema de salud.

Estos temas frívolos de la moda me incomodan. Nunca le di importancia en una fiesta qué usa la mujer que está al lado, me da lo mismo y conversar sobre eso me parece una pérdida de tiempo, desde que estoy inmersa en el mundo de la moda observo esto pero prestando atención a otras cuestiones, un poco más técnicas y me pregunto ¿Cómo puedo estar en el mundo de la moda si no me gusta la frivolidad de la misma?¿ Estaré en el camino correcto? Y sí, entendí que no son cuestiones que se tengan que fusionar inexorablemente.

Hay un camino que se está haciendo en la moda, la moda unisex y la moda “oversize” han contribuido muchísimo y se dejó de ver la ropa como “sensual o no sensual”, el foco se puso en la comodidad, en la paleta de colores, en la carta de presentación de cómo es uno, con sus actividades, con sus intereses, con su forma de ver el mundo. Y es por ahí por donde va la cuestión y también, por donde viaja Lobería.

Colaboración: Emiliano Martin Piccinini

Deja un comentario