Lo cierto es que todos los días estamos de duelo. Fallecen personas en todo el mundo, todos los días, sí, todos los días. Y esto no sólo está sujeto a la pandemia, pasa todo el año por otras causas también…

¿Semana santa? O ¿Semana del orto? Uno puede elegir y rezar por una, o puede afrontar esto como le parezca…

Podemos rescatar que el mundo se ha unido por un motivo más que suficiente, en una lucha enfervecida para evitar y combatir a este minúsculo y sin escrúpulos organismo.

Nos damos aliento, aplaudimos a la salud, aceptamos quedarnos en nuestras casas, obedecemos como nunca a nuestros Estados, colaboramos incansablemente para los que más lo necesitan.

Entonces, nos preguntamos y ¿Dios?
¿Y que tan santa es esta semana santa?
No es santa, ni puta, ni virgen, ni ama de casa, estos son estigmas sociales, derivados de un paternalismo religioso.

Esta semana es de la lucha por nuestros derechos, por un mundo más justo, no tan obsesionado con el mercado o el dinero. Esta semana del orto, y las que vienen o pasaron, es, serán y fueron semanas del orto.

Sin embargo, hay una sensación colectiva que, después de esto, todes, a pesar de todo, vamos a salir favorecidxs emocionalmente en la comprensión de unx mismx y del otrx.

Imagen de portada: Thor Lindeneg

Deja un comentario