RELÁMPAGO DE SÉMOLA #35

Violines

A veces algunas músicas nos ponen en tensión.

Cierta cantidad y calidad de información musical se va acumulando. El resultado de esa acumulación es potencia: es una fuerza dispuesta para quién sabe qué acción.

Este proceso es intelectual, pero casi en seguida afecta al cuerpo. Lo deja más o menos tenso. Y está bien que así sea. ¿De dónde salió esa imbecilidad que dice que hay que usar la música para relajarse? ¿Quién dijo que hay que estar relajado todo el tiempo y que eso es bueno? Parece la idea de un esclavo complaciente.

Parece una cosa tanática, muy de la cultura contemporánea eso de tener que estar relajado, de no reaccionar ante nada, como si todo el tiempo te estuvieras por morir. A veces pareciera que para vivir en esta cultura hay que estar medio muerto..

Ah, a por cierto: este capítulo de Relámpago de Sémola está dedicado al violín, esa cosa medio ovalada, de madera, con pelos.

Deja un comentario