fbpx
Ahora leyendo
CHILE: ENTRE REDES SOCIALES Y TERRORISMO DE ESTADO

Cuando se recrimina fuertemente  la utilidad de las redes sociales (como facebook, instagram, whatsApp, etc) nos encontramos con esto: Podemos ver y casi sentir en carne propia los abusos sobre los derechos humanos en el país vecino Chile. Vemos a través de las redes el terrorismo de Estado de Piñera (#RenunciaPiñera) rompiendo de este modo con la hegemonía comunicativa de los grandes medios tradicionales.

El consumo inmediato, la desaparición de las fuentes informativas, lo descartable, la primicia, las FakeNews, las viralizaciones, las estigmatizaciones, los falsos paradigmas, el odio y el resentimiento como sentimientos a explotar; todo eso que daña el autoestima y la conformación de sujetos sociales empàticos, pensantes y respetuosos se visualiza como motor de las redes en cuanto a comunicación se refiere.

Sin embargo, no son las redes las que lastiman nuestro cuerpo social, es el uso que le damos a ellas. Tal cual ocurre con los medios tradicionalistas y hegemónicos, siempre representando intereses privados contrapuestos a los intereses de la gente.

Hoy sin redes muchos se estarian comiendo gustosos el pescado podrido de los medios hegemónicos chilenos e internacionales, los saqueos, los bondis prendidos fuegos y los pañuelos tapando caras, las piedras contra los «pacos» y la violencia social, no estatal. Perooo…

Hoy gracias a las redes muchos tienen que digerir calladitos su veneno de extrema derecha.

Te puede interesar

Hoy las redes expresan lo real, sin edición ni compaginación, y así, no hay odio que valga.

Las redes  deben apreciarse por lo que son: un canal conductivo, un medio de conducción. Y vos, sos el que decide como usar ese medio.

Como siempre, no es esto o lo otro, aquello o aquel. Sos vos y tus acciones.
Principalmente, tus acciones.  Y el pueblo chileno, en las calles, lo está demostrando. #DespiertaChile

Advertisement
Comentarios desde Facebook
Ver comentarios (0)

Deja un comentario

© LA TAPA 2019. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.
Vuelve al comienzo