La insistencia por concientizar a la sociedad valletana navega en relación a las Unidades de Terapia Intensiva (UTI), el ascenso constante y prolijo de la famosa curva, y el desgaste emocional de lxs trabajadorxs de la salud.

Más allá de los nuevos casos locales que podría utilizar como anclaje, el panorama es más complejo que eso, más crítico de lo que percibimos si solo miramos hacia dentro de la ciudad. Esta situación debe repensarse como región para comprender su magnitud.

Lamentablemente tengo que dar números, cosa que no me gusta porque esto de cuantificar gente no me va pero es necesario visibilizar la relación cuantitativa entre UTI y pacientes activos.

Según el parte oficial de la provincia, #RioNegro cuenta con 1.032 activos. El #AltoValle registra 482, de los cuales 346 son del Alto Valle Este. 203 de #Roca. Siempre el sistema sanitario funcionó a partir de derivaciones, pero en condiciones normales #Roca es receptor y en este marco de pandemia se invirtió el esquema.

Siendo #Roca la cabecera en el Alto Valle Este, a fin del mes de julio la directora del Hospital F. Lima Ana Senesi dijo  “el fin de semana llegamos al 100% de ocupación de camas de la Unidad de Terapia Intensiva en el Hospital”. La situación es dinámica, cambia rápidamente, pero ya se llegó a la situación que trató de evitarse desde un principio, no querdarse sin UTI. No es colapso, el sistema de salud sigue respondiendo. Por cuánto tiempo más, no se sabe.

Para mejor entendimiento repito algunos datos que ya mencioné en varias oportunidades.

Sabés cuántas UTI exclusivas para pacientes con covid19 hay en Regina? Dos (2), están en la clínica. Las otras ocho (8) que estan divididas en igual número en el sector privado y en el público, no son de uso exclusivo para covid y se comparten con otras patologías.

Sabés cuántas UTI hay en el hospital de cabecera del #AltoValle Este? Son trece (13) las que hay en el Francisco Lima, y otras catorce (14) en el Juan 23. Públicas? 13.

Roca está derivando pacientes a: Allen, Huergo y Regina. Cipolletti, cabecera de Alto Valle Oeste ascendió a 111 casos activos

*****

A esto, hay que agregarle un punto de suma importancia que tiene que ver con la situación que viven los profesionales de la salud. El recurso humano también se ve afectado emocional y psicológicamente, además de ser los más expuestos al contagio, y lo que conlleva esa carga. Imaginate que estás cansado vos que no convivís con el virus todos los días. Cuando hablan de colapso, también deberían pensar en el colapso emocional de lxs trabajadorxs de la salud.

*****

  • El cuidado y la precaución frente al virus bajó ostensiblemente con el paso del tiempo y la sobrecarga de la cuarentena.
  • Sectores que presionaron.
  • Los controles no existieron.
  • El respeto por las reglas no es lo nuestro.
  • El crecimiento de casos fue inversamente proporcional a las responsabilidades del ciudadano frente a la pandemia.
  • Como generalidad, lo vimos a diario, no soy amigo de las generalidades pero me obligo a usar el recurso porque es notable a los ojos de todos.
  • Medios hegemónicos irresponsables llamando a romper la cuarentena.
  • El Estado que no llega a todos los sectores y queda a medias tintas en sus campañas de concientización.

De no mutar este cúmulo de situaciones y responsabilidades sociales compartidas, el Alto Valle está “a la espera del impacto”.

Portada: German Busin

Deja un comentario