Conducirnos con prudencia en el ciberespacio es un requisito para el buen manejo; sin embargo, nos pondremos a prueba para una mejor conducción gracias a las siguientes variables en estudio:

  1. Capacidad de aceleración digital.
  2. Uso apropiado de los movimientos oculares.
  3. Reflejos de manejo.
  4. Señales de tránsito permitidas y prohibidas del ciberespacio
  5. Prevención de accidentes.
  1. Aceleración de los dedos

Un dedo puede acelerar a más de 1cm por segundo. Se recomienda el uso del pulgar para una mejor aceleración, ya que el resto de los dedos deberán sostener con cautela y seguridad el celular. El dedo responde al cerebro, por ello la velocidad del impulso nervioso puede superar en amplitud a la velocidad del dedo. Focalizar la concentración para una adecuada conducción por el ciberespacio es un eje teórico a seguir. Las distracciones son fuente de accidente, por ende, la coordinación neuro-muscular es imprescindible para un buen aprovechamiento de la capacidad dedo-cerebro

2. Movimientos oculares

Los ojos son reactivos a la luz y propensos a sufrir encadilamientos. Por esta última razón, y dado que el ojo es una parte fundamental del cerebro, no se debe obviar su presencia para una conducción ejemplar. El ojo es una esfera que está sujeta a nervios que pueden ser estimulados en demasía por los aparatos tecnológicos, en consecuencia, debe cuidarlo de las imágenes indebidas o de todo aquello que perturbe la visión.

3. Reflejos de manejo

Todo reflejo es una respuesta a un estímulo, teniendo un carácter involuntario e innato. Dicho de otra forma, los reflejos nacen con nosotros y nos permiten la subsistencia, gastar un reflejo con movimientos espasmódicos por dedos descontrolados y voraces por circular en el ciberespacio, condicionan y limitan a nuestros reflejos. Por eso: pare, deténgase, beba agua, continúe, pare de nuevo, dele tiempo al reflejo para recuperarse del exceso de información.

4. Señales de tránsito

No debe confundir las señales de tránsito citadinas con las del ciberespacio. Las señales del ciberespacio son invisibles, lo cual dificulta su observación. Si usted identifica una, avise a su prójimo a la brevedad. Por otro lado, pasar un tiempo prolongado al frente de las pantallas del ciberespacio produce accidentes de tránsito citadinos, esto refleja el estrecho vínculo con las señales de tránsito observadas en las calles de su pueblo, ciudad o a lo sumo en la ruta.

5. Prevención de accidentes

Remítase al punto 4, 3, 2 y 1.

Deja un comentario