Por Lu­cía Sa­bi­ni Fra­ga


En menos de tres semanas, cuatro asesinatos de mujeres a manos de hombres por motivos de género en la provincia de Jujuy tiñeron las páginas de los periódicos y medios de comunicación del país; se trata de Cesia Nicole Reinaga, Iara Sabrina Rueda, Roxana Mazala y Gabriela Abigail. Los peores indices del país y un reclamo cada vez más urgente.

La provincia de Jujuy tiene una epidemia peor que el coronavirus: se llama violencia machista y sus consecuencias más extremas son los femicidios. En menos de tres semanas, cuatro asesinatos de mujeres a manos de hombres por motivos de género tiñeron las páginas de los periódicos y medios de comunicación del país. Las víctimas fueron Cesia Nicole Reinaga, de 20 años, de la localidad de Abra Pampa; Iara Sabrina Rueda, de 16 años, de Palpalá; Roxana Mazala, de 31 años, de Perico; y Gabriela Abigail Cruz, de 24 años, también de Palpalá.

Salvo en el caso de Roxana, quien era miembro del Movimiento de Trabajadores Excluidos (parte de la UTEP) y murió envenenada por su marido –quien luego se suicidó- y había participado por las movilizaciones pidiendo justicia por las jóvenes un día antes; el resto de las mujeres estuvieron varios días desaparecidas.

Ese elemento motivó el enojo de las familias y la ciudadanía en general, que ante la inacción policial, exigieron la renuncia del Ministro de Seguridad, Enrique Meyer, y de la Presidenta del Consejo de la Mujer, Alejandra Martínez. Pero no sólo es problema la inacción policial, sino su accionar cuando lo hacen: ante la aparición sin vida de Iara el pasado lunes 28 (que encontraba desparecida desde el miércoles 23), familiares y amigos se movilizaron pidiendo justicia y se encontraron con la respuesta represiva del gobierno local; a manos del radical macrista Gerardo Morales, quién está al frente de la provincia por segundo mandato consecutivo. Hubo balas de goma, gases lacrimógenos y varios heridos.

“No nos vamos a cansar de pedir justicia, exigimos que cuando una persona denuncia una desaparición actúen en el momento y no se limiten a culparnos por ser mujeres”, expresaron enojadas varias de las manifestantes.

La semana del terror siguió este jueves con el hallazgo de Gabriela Cruz, una joven de 24 años, quien había desparecido la semana anterior. Por el hecho está detenida su ex pareja que confesó el femicidio; Gabriela era madre de dos criaturas y sufría hostigamiento de su ex, de quien se había separado hacía seis meses, y a quien describían sus allegados como “obsesivo y “celoso”.

El día anterior, el pasado miércoles, una extensa movilización se había desarrollado en la capital jujeña por el esclarecimiento y justicia de las -hasta ese momento- tres víctimas.  Encabezada por organizaciones de mujeres, colectivos feministas, y acompañadas por una gran cantidad de ciudadanos, la movilización exigió respuestas concretas desde el Estado y los gobiernos provinciales y nacionales. “El Estado está ausente, no busca a las niñas y mujeres desaparecidas porque no les interesa y solamente hace propaganda de medidas abstractas contra la violencia de género”, sostuvo Natalia Aramayo integrante de la Multisectorial de Mujeres de Jujuy.

Con medidas abstractas, las organizaciones se refieren a la decisión del gobernador Morales de crear un “Comité de actuación ante desapariciones y extravíos de mujeres”, que a priori parece más una comisión de la burocracia; y no atenta contra los baches reales que existen a la hora de accionar las búsquedas por parte de las instituciones policiales.

***

Desde el ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación (MMGyD), prometieron articular acciones puntualmente de cara a la situación de la provincia norteña: colaboración en las investigaciones penales iniciadas, evaluación de la situación particular de la provincia y ayudar en la mejora de los protocolos de búsquedas ante desapariciones. También se anunció acompañamiento a familiares y allegados de las víctimas a través del Programa para el Apoyo Urgente y la Asistencia Integral Inmediata para casos de Femicidio.

Mientras tanto, la Legislatura jujeña acordó este viernes, comenzar a debatir la posible declaración de emergencia por violencia de género en la provincia ante la conmoción dela ciudadanía y la bronca expresada en la calles. La Comisión de Igualdad de Oportunidades con Perspectiva de Género, que preside la diputada del Frente de Todos, Leila Chaher, es la encargada de reunir los aportes y garantizar la participación de las organizaciones y movimientos de mujeres que luchan contra la problemática, durante los próximos días.

Este año fue catastrófico para la provincia: según los datos del Observatorio Mumalá, sólo en el 2020, asesinaron a 11 mujeres en Jujuy, es decir, un promedio de 2 cada 100 mil mujeres, convirtiéndose en la tasa más alta del país. Pero no es nuevo: Jujuy ya venía liderando los índices de violencia machista en Argentina junto a Salta, Tucumán, Catamarca y Misiones durante los últimos años. Por ahora ninguna medida parece del todo suficiente; más que dejen de matarnos. ♣♣♣

#PA.

sábado 3 de octubre de 2020

Deja un comentario