Por Fiorella Del Piano


Las fisuras en
la oposición son cada vez más grandes, el comunicado respecto de la muerte del
ex secretario de la Vicepresidenta, Fabián Gutierrez, sacó a relucir algunos
problemas internos dentro del principal partido opositor que a raíz del hecho resolvió
armar una mesa ejecutiva para el armado de los comunicados venideros, como así
también para la toma de decisiones.

El último fin de semana, la muerte del ex secretario de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner causó conmoción, y un sector de Juntos por el Cambio ─ el principal partido opositor ─ aprovechó la oportunidad para utilizarlo políticamente.

El viernes por la noche, en Twitter ya se podían observar algunos trending topic que hacían referencia al tema; al día siguiente, cuando se confirmó la trágica noticia, la conversación en esa red social giró en torno al tema y rápidamente los tópicos de odio ─aquellos que involucraban a CFK como responsable de la muerte─ se convirtieron en tendencia.

Ese mismo día, la cúpula de Cambiemos difundió un comunicado en el que asegura que el hecho se trató de “un crimen de la mayor gravedad institucional”. Y según trascendió, la difusión pública de la misiva reavivó la interna dentro de la oposición, ya que algunos dirigentes del espacio como Néstor Grindetti o Jorge Macri, preferían tomarse el tiempo y esperar a que aparecieran indicios que permitieran interpretar que no se trataba de un caso policial más.  Mientras tanto, la titular del partido, Patricia Bullrich, trabajaba para que el comunicado se publicara de todos modos.

Quien redactó el documento fue el
ex Coordinador de Políticas Públicas de la Jefatura de Gabinete de Ministros,
Hernán Iglesias Illa, quien hasta diciembre escribía los discursos
presidenciales a Mauricio Macri. Esto significa que el ex presidente no sólo
estuvo al tanto del comunicado, sino que también lo avaló.

Dentro del espacio opositor el
comunicado generó varias repercusiones. Desde las más laterales, como
determinar una mesa de comunicados con un representante de cada espacio que
conforma el conglomerado y evitar estas desavenencias, hasta la evaluación del
apartamiento de Bullrich como titular del partido. Motivo por el cual el pasado
lunes hubo encuentros virtuales entre los representantes del PRO con el
objetivo de reordenar el partido. En ellas concluyeron armar una mesa ejecutiva
que constaría de 9 integrantes.

***

Respuestas
de todos los sectores

En la misiva firmada por Patricia
Bullrich y Federico Angelini (PRO); Alfredo Cornejo y Alejandra Lordén (UCR);
Maximiliano Ferraro y Mariana Zuvic (CC) se vincula al kirchnerismo con el
crimen e incluso se desliza la posibilidad de una adulteración de la escena del
crimen.

Sobre este documento, el
presidente Alberto Fernández manifestó: “Que presidentes del PRO, UCR y la
Coalición Cívica hayan firmado un documento como el que firmaron, sembrando
dudas sobre la muerte de Gutiérrez, es canallesco”.

El Instituto Patria también repudió
el contenido del documento. “Con total miserabilidad y sobrepasando todos los
límites de la dignidad humana, buscan instalar nuevamente en la sociedad
argentina el imperio del odio”, señaló su comisión directiva. “La falta de
respeto al dolor de una familia y el uso político de tan lamentable suceso pone
de manifiesto una vez más su absoluto desprecio por la vida democrática”, indican.

Pero las críticas no fueron sólo de parte del oficialismo, incluso desde el ala más de “centro” de Cambiemos, hubo quién salió a despegarse públicamente del comunicado. El primero en hacerlo fue Nicolás Massot, del riñón de Emilio Monzó: “No me representa la idea de que el Gobierno mandó a matar a Fabián Gutiérrez”, indicó el ex diputado.

A medida que pasaban las horas y
el caso de Gutiérrez tenía detenidos que habían confesado el crimen, con el
juez descartando móviles políticos, otros sectores de la oposición también
salieron a cuestionar el comunicado. “Hubiesen esperado un par de horas”, dijo
el radical Mario Negri en una entrevista con América TV. En el mismo sentido,
en una entrevista para radio La Once Diez, Rogelio Frigerio expresó: “Hay
que tener un comportamiento responsable y moderado, sobre todo en este contexto
tan difícil de la pandemia”.

Los legisladores del oficialismo también
expresaron su repudio a la actitud de los dirigentes políticos que este fin
semana difundieron un comunicado “con un claro objetivo político sin ningún
tipo de sustento”. “La actuación de determinados dirigentes y medios de
comunicación este fin de semana ante la muerte de Fabián Gutiérrez es, además
de una enorme falta de respeto para con su familia y sus seres queridos, un
gravísimo acto con fines difamatorios que no solo atenta contra la convivencia democrática,
sino que demuestra también una preocupante imprudencia ante toda la sociedad”,
enfatizan en un comunicado. Y agregan que a esto “se suma la irresponsabilidad
de dirigentes que fomentan la división de los argentinos y las argentinas
llegando al extremo de promover la independencia de una provincia, o instando a
la población a romper la cuarentena alegando que no hay suficientes muertos”.

A todo esto, la presidenta del
PRO, fiel a su estilo salió al cruce del presidente y el jefe de Gabinete,
Santiago Cafiero, quién también sentó posición sobre el tema. Bullrich
manifestó: “Parece una especie de subconsciente. Cuando hablamos de un crimen institucional,
ellos inmediatamente remiten a Cristina Fernández de Kirchner”.

“En vez de negar o no involucrar
a Cristina, la meten en medio de una polémica que nadie había arrancado”, dijo
la ex ministra de seguridad, y justificó: “En cualquier investigación de un
crimen espeluznante como este, se da en torno a lo que sucede alrededor de las
personas asesinada. La gravedad institucional es que muere un testigo que
estaba arrepentido en una de las causas más importantes de la Argentina, que
sucede en un territorio donde desde el poder político hasta el poder judicial
está dominado por la casta dominante de una provincia como Santa Cruz, un poder
impenetrable”.

***

¿Bullrich con menos poder de decisión?

Tras el escándalo por el
comunicado, y luego de un día de negociaciones se conformó una mesa ejecutiva
del PRO de nueve integrantes. El sector que impuso la mesa estuvo comandado por
Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal, con el respaldo de los
intendentes Jorge Macri y Néstor Grindetti.

En un principio los nombres que
se manejaban eran: De Andreis y Bullrich por Macri; Santilli y Machiavelli por
Larreta; Ritondo y Jorge Macri por Vidal; Humberto Schiavoni y Federico
Angelini por el interior. Pero finalmente acordaron que la mesa tendrá 9 sillas.

Schiavoni, ex titular del PRO,
fue desplazado y en su lugar ingresó la senadora cordobesa Laura Rodríguez
Machado, del “ala dura” de Bullrich y Macri. También se sumó al macrista
mendocino Omar de Marchi por el interior. 

Ahora bien, ¿quién es quién en
esta mesa?  Hay cuatro que son del ala “dialoguista”
(Macchiavelli, Ritondo, Santilli y Jorge Macri), otros cuatro responden al ala
dura que conduce Macri (Machado, De Marchi, De Andreis y Bullrich). El noveno
es Federico Angelini, quien firmó el comunicado con Bullrich y se viene
mostrando más cercano a ella, pero al que desde el otro sector contaban como
alguien que podrán sumar a los suyos. “En cualquier caso, Pato ya no se escapa
más”, comentó a Página 12 uno de los que tendrá la tarea de controlarla
de aquí en más.

Horas después de que el PRO
creara la mesa ejecutiva para coordinar los comunicados venideros, María
Eugenia Vidal salió a pedir una “autocrítica” al espacio de cara a las próximas
elecciones de 2021 y consideró que Juntos por el Cambio debe “refundarse”.

“Hace falta una autocrítica, pero
no una para flagelarnos, o para ponerle nombre y apellido a los errores, sería
infantil pensar que hay un único responsable”, dijo Vidal y agregó “todos los
que tenemos algún nivel en la dirigencia lo somos. Y todos debemos ver qué
podemos mejorar. La capacidad de reconocer errores nos hace más fuertes. Y
refundarnos como espacio”, insistió. “Puede haber diferencias coyunturales porque
somos muchos y somos diversos. Ese espacio de república, de libertad, de
progreso genuino, de dignidad, que construimos en el 2015 con la UCR, con la
Coalición Cívica y el PRO, sigue ahí”, afirmó la ex gobernadora.

En este contexto y luego de meses de silencio, ayer el ex presidente Macri decidió hacer su reaparición pública en una conversación con el periodista peruano Álvaro Vargas Llosa, organizada por el portal chileno laotramirada.com. Por el momento ─a seis meses de haber dejado el gobierno─ la oposición sigue junta, sin embargo, las diferencias comienzan a hacerse cada vez más insostenibles. ♣♣♣

#PA.

Jueves 9 de julio de 2020.

Deja un comentario