La pobreza llegará al 50% y la
economía caerá 12,5%, según el economista Orlando Ferreres. Para su colega
Miguel kiguel, la inflación seguirá subiendo y urge acordar con los bonistas.

El economista y consultor Orlando Ferreres
pronosticó que a fin de año, una de cada dos personas serán pobres en la Argentina,
al proyectar que la pobreza llegará al 50% y la economía caerá 12,5%.

“El desempleo, los salarios y la
informalidad laboral caerán este año, lo que nos llevará a una pobreza del 50%,
que equivale a decir que una de cada dos personas será pobre, es una
situación muy dramática”, dijo Ferreres. El economista advirtió: “Ya
hemos vivido muchas veces crisis que eran coyunturales, pero la de ahora sería
estructural, lo cual es más difícil de arreglar”.

Al analizar la situación económica, señaló que
la actividad en abril “cayó 26,4%, en mayo dio un 15% abajo, 9% en junio
cuando se recuperó un poco, y ahora en julio vamos a una suba mínima o quizás
una caída”. Y proyectó que este año la actividad económica “caerá un
12,5%, siempre y cuando se llegue a un acuerdo por la deuda pública”.

En ese sentido, dijo que “se supone que
se llegará a un acuerdo, porque las dos partes tienen posiciones que
convergieron bastante, en un número bastante cercano a un acuerdo”,
indicó.

Respecto al desempleo, Ferreres proyectó que
se ubicará en 15% para fin de año, por lo que aumentará casi el 50%
sobre el actual nivel del 10,4% del primer trimestre del año.

Dijo que la inflación interanual está en el
42% y calculó que el alza de precios minoristas mensual se ubicará “entre
3,5% ó 4% en los próximos meses”. “El salario real va a caer y
después está la informalidad laboral del que vive de lo que gana por día, que
también se perjudicará”, explicó en declaraciones a ECO Medios 1220.

Ferreres señaló que la inversión está en
“un nivel muy bajo, del 14% del Producto Bruto, que no llega a cubrir la
amortización, y estamos disminuyendo la capacidad instalada de producción,
porque por más que hay en la parte industrial un 46% en utilización, cuando el
mes pasado era del 42%, igual es muy baja”.

También advirtió que la industria debería
llegar “al 80% de utilización de la capacidad instalada, el doble de lo
que es hoy, y me parece que es fundamental darse cuenta de todo lo que es
importante poner en marcha”.

El economista pronosticó que “el año que
viene tendremos una especie de rebote económico y con la base de la caída del
12,5% de este año, el que viene la actividad crecerá entre 8% a 9%, que puede
ser interesante y ser usado por el gobierno para tratar de sacar un rédito
político en las elecciones del 2021”.

***

Por otra parte, el economista Miguel
Kiguel
estimó que la inflación seguirá creciendo al 3% en los próximos meses
y recomendó cerrar un acuerdo por la reestructuración de la deuda “lo
antes posible”, ante la necesidad de financiamiento que tendrá el sector
privado tras la pandemia.

Kiguel proyectó que “a medida que se
afloje la cuarentena, la inflación va a ir creciendo un poco, y es probable que
la veamos creciendo un poco más, ahora está en el 42,5%, y eso da una media del
3% mensual”.

El economista y director de la consultora
Econview explicó que “con la economía recuperándose y más emisión
monetaria, es probable que volvamos a ver la inflación en esos niveles o un
poco más alta”.

Kiguel aclaró que “ahora todo es muy
atípico, hay que ver cómo se reconectan los precios después de la cuarentena, y
no hay que sacar conclusiones muy rápido, porque una gran cantidad de negocios
están cerrados y no hay una competencia importante”. “La inflación va
a seguir subiendo y veremos qué hacen el gobierno y el Banco Central para que
el alza no sea demasiado alta”, dijo Kiguel en declaraciones a ECO
Medios 1220
.

Sobre las negociaciones por la deuda externa,
Kiguel opinó “en la ultima propuesta se acercaron, y si no acuerdan tiene
que haber otra” oferta. “Todavía no esta claro el alcance de la
adhesión a la nueva propuesta de los sectores más duros de los acreedores y no
sabemos si va a ser la última”, señaló.

Consideró que el gobierno “ha ido
mejorándola claramente y si no es la última estamos muy cerca, y es una pena
que no se haya cerrado hasta ahora, porque cada mes que perdemos, se pierde
financiamiento para el sector privado”.

“Cuando Argentina salga de la cuarentena
va a necesitar mucho financiamiento, para reactivar Vaca Muerta, a las empresas
y las obras de infraestructura y de dónde vamos a sacar la plata”, dijo.

Kiguel explicó que “no es solamente la
plata lo que está en juego, si no que hay algunas cláusulas legales, que según
los acreedores seria un mal precedente para otras reestructuraciones de deuda
en otros países”.

Según el economista, para los acreedores la
posición Argentina “le daría a los deudores algún tipo de ventaja y les
sería más fácil salir del default, y eso es lo que los bonistas no
quieren”. Estimó que tanto Argentina como los acreedores “no quieren
llegar a tribunales y prefieren arreglar” y opinó que “hace falta un
buen intermediario para que se acerquen las partes, parece que el banco UBS lo
está logrando”.

Kiguel dijo que el acuerdo por la deuda
“no es imposible” y recordó que recientemente Ecuador logró un
acuerdo por un monto de deuda no muy diferente a la de la posición Argentina
“.

El ex secretario de Finanzas opinó que la
caída de la economía “va a ser fuerte, nadie sabe el número, hay muchas
incógnitas, seguro será más de 10,5%, si uno dice el 15% ó 16% es exagerado,
pero en marzo uno decía que caería 10% y lo trataban de loco”.

Pese a ese pronóstico, Kiguel consideró que “hay buenas chances de que a partir del piso de caída que tiene ahora, ya se está dando la vuelta en nivel de actividad y ojalá empecemos a ver una mejora, aunque el número final de la baja de la actividad va a ser feo, como en toda la región”.

#PA. Télam y NA.

Lunes 20 de julio de 2020.

Deja un comentario