Se cumplieron diez semanas de las Postas Sanitarias Culturales, y la voz de Susy Shock, acompañada de las guitarras de Caro Bonillo y Andrea Bazán, siguen abrazando de arte y autogestión el barrio de Congreso. El recuerdo de Gabo Ferro. La aparición de Evita. Y las postas que se replican en todo el país. Crónica, video y reportaje fotográfico.

Realización audiovisual: Ramiro Domínguez Rubio.

Las tardes de viernes ofrecen música y poesía en la voz y sentir de la artista Susy Shock desde el escenario montado tras la gran ventana vidriada de la casa de la cooperativa lavaca en el barrio de Congreso. A partir de las cuatro de la tarde y durante una hora, en Riobamba al 100 se celebra la posibilidad del encuentro de los cuerpos y el ritual de canciones engalana la vereda. En la décima Posta, la ceremonia semanal del telón negro de metal que se levanta lentamente hasta dejar a la vista a las artistas Susy Shock, Caro Bonillo y Andrea Bazán, arranca con “Soy todo lo que recuerdo”, -un tema del cantante Gabo Ferro, fallecido ayer a los 54 años- en la voz de Caro Bonillo. “Que vuele Gabo, que vuele, como nos hizo volar a tantes. Hay un cielo de poetas, ahí está Gabo ahora. Vamos a cantar Angel de la madrugada, porque ahora tenemos un ángel, un duende para protegernos de tanta idiotez, malicia y bajeza terrestre”.

Foto: Martina Perosa.

Una chica que se acercó con una amiga a presenciar el show describe en voz alta: “Piel de gallina”.

Mientras tanto, autos, colectivos, taxis, trabajadorxs en bicicletas y personas de a pie, pasan, miran, algunes se detienen a disfrutar de las voz y las guitarras. La chica que vive en la calle y se acerca cada viernes a escuchar tango, milonga, chamamé, chacarera y zamba, tampoco faltó hoy. “Hola, amiga, gracias por venir”, la saludó Susy y le cantó un tema compuesto por Andrea Bazán.

Foto: Martina Perosa.

“¿Por que decimos streaming? Streaming es el ´drugstore´ de la época. ¿Cómo le podemos decir? Transmite. Esto es un transmite”, propone Susy. Luego anuncia que las Postas se están reproduciendo en distintos puntos del país: Colectivo Cultural Juninense de Junín, Elefanticomio Grupo Musical de Neuquén, Las desatadas de Cabana, de Villa Cabana, Unquillo (Córdoba), Mi Tierra de San Clemente del Tuyu, Bolívar, Casa de Cultura de Fisque Menuco (Rio Negro), Las 3068 Espacio de Arte de Santa Fe, Casa Cuzco, Galpón FACE, Planta, Sala de máquinas, Centro Cultural Macedonia, El Piso, Casa Belgrado y Espacio Páramo en Ciudad de Buenos Aires.

Foto: Martina Perosa.

“La ambición de tantes que escribimos es seguir agregando a los gritos más gritos, a la belleza más belleza, como hacía Gabo Ferro”, dice Susy. “Somos un libro abierto y cada cual le va agregando su partecita. Hay que decir las cosas, como que fue travesticidio, el de Diana Sacayán fue travesticidio. Vamos por los gritos, que no se callen”. Y canta una vez más como cada viernes, “Ramita seca”, de la música Aldana Bello. Y como ya se hizo costumbre, en el estribillo de esta canción, los pañuelos verdes se desatan de cuellos y muñecas y se agitan en el aire.

Foto: Martina Perosa.

“Tenemos una invitada de lujo”, avisa Susy, y ahí aparece la actriz Vanesa Strauch con un vestido blanco de falda acampanada, saco , tacos altos negros y el rodete rubio característico de Eva Perón. Susy lee un poema de su autoría, que escribió hace unos años dedicado a Eva. “Soy tu descamisada travesti”, le dice a esa Eva de barbijo sentada frente a ella y leyó un conmovedor poema que termina así: “…y vos con rodete de furia, que fuiste y volviste de Europa para morirte en La Matanza. No la pinten lánguida, ni hada, ni buena, ni santa, otra vez puta quiere, otra vez puta, nauseabunda, lagarta acostada en la piedra, la lagarta del mordisco, la vuelta a la patria de la venganza, que entren a rodar de vuelta las sillas de rueda y las muñecas y los planes quinquenales y los hospitales con palaciegas arañas y se barran la patraña de los sinvergüenzas o qué se creen qué esperan, o que creen que están esperando, ¿a Marx? ¿A Disneylandia? No, flojos del orto, Evitalandia, ese territorio quieren. Todo ese territorio sueñan. Algunos hasta entregaron su vida creyendo que eso era la patria y después usted General los echa de la plaza. Si vos hubieras estado, otra sería la historia, o al menos nuestra historia, o tu historia con el General. Esa rubia estaría de ramera en México sin brujo, sin sangre derramada, y él más orientado, sin tintura, envejeciendo a tu lado, mirando el jardín y a los caniches jugando, no como ahora que la postal se le va deshilachando y le nacen hijas como hongos. Ojalá diera rodete ese presagio, otro aluvión, otro Pompeya, ojalá no fuera sueño de muerta, ilusión, extrañeza, última palabra, Eva, ojalá, ojalá, ojalá”.

Foto: Martina Perosa.

La Eva elegante, eterna, se levanta de la butaca con los brazos en alto, se escucha su áspera voz inconfundible en el parlante, reproduciendo uno de sus discursos encendidos a miles de trabajadores que aplaudían con fervor. Susy, Andrea y Caro traspasan la puerta de MU Trinchera Boutique y posaron junto a una Eva sonriente. En el encuentro de hoy hay lágrimas de añoranza y también de alegría por lo que se queda y no se va.

Foto: Martina Perosa.
Foto: Martina Perosa.
Foto: Martina Perosa.

Deja un comentario