La popularidad del presidente brasileño, Jair Bolsonaro se ha disparado hasta el 40 %, el mayor nivel desde el inicio de su mandato, a pesar de su polémica gestión de la pandemia y su política ambiental, según un sondeo divulgado este jueves por la Confederación Nacional de la Industria (CNI).

El sondeo, realizado por una encuesta de la empresa demoscópica Ibope y encargada por la oficialista Confederación Nacional de la Industria (CNI), indica que el 40% considera excelente o bueno al gobierno, un 29% lo juzga regular, otro 29% lo evalúa como malo o pésimo y 2% no quiso responder.  

La confianza personal en el presidente Bolsonaro es del 46%, mientras que 51% dijo no confiar en él. El 36% considera que en los próximos años de mandato de Bolsonaro la vida será mejor, contra 30% que dice que serán malos o pésimos y un 29%, apunta que serán regulares.

La encuesta encargada por la CNI es la primera desde diciembre pasado, cuando el apoyo al gobierno de Bolsonaro era del 29% y el rechazo del 38%. Otras encuestas como las de Datafolha de agosto también habían apuntado un crecimiento de Bolsonaro en su popularidad, sobre todo por el inédito auxilio de emergencia por la pandemia aprobado por el Congreso y ejecutado por el Gobierno federal.

A su vez, según el Ibope, el índice de rechazo al jefe de Estado presentó una caída de nueve puntos, desde el 38 % registrado en diciembre hasta el 29 % actual, mismo porcentaje que evalúa hoy su gestión como “regular”.

La encuesta tiene 2 puntos de margen de error y fue hecha entre el 17 y 20 de setiembre entre 2.000 personas de 127 municipios.

***

Los puntos más fuertes de su gobierno

“La popularidad del presidente Jair Bolsonaro revierte la tendencia de caída que persistió durante el año pasado y mejora entre diciembre de 2019 y septiembre de 2020”, señaló el CNI en un informe.

El 46% de los consultados respondió que el de Bolsonaro es mejor que el gobierno de su antecesor, Michel Temer (2016-2018), el 26% lo considera igual y el 21% evaluó que es peor que aquel, con 4% que no supo contestar.

El aspecto más destacado por la población en la encuesta es el de la seguridad pública, con aprobación del 51%; mientras le siguen el combate al hambre y a la pobreza (48 %), Educación (44 %) y Salud (43 %), donde es mayor el porcentaje negativo que positivo del total.

Respecto a las razones,  varios analistas creen que la subida en los índices de popularidad de Bolsonaro se debe a la distribución de subsidios durante la pandemia para los trabajadores informales, desempleados y familias vulnerables, una política que el Gobierno ha prorrogado hasta diciembre de este año.

Según el CNI la tasa de aprobación del Gobierno de Bolsonaro mejoró “principalmente entre los entrevistados con hasta un salario mínimo”, que en Brasil es de aproximadamente 150 dólares, y entre aquellos “con menor grado de estudios”.

***

Su receta de gobierno

El mandatario, uno de los líderes mundiales más negacionistas sobre el peligro del virus que él mismo padeció en julio pasado, ha minusvalorado la gravedad la pandemia desde el inicio y desafiado constantemente las medidas de distanciamiento social.

El gobernante participó, en plena crisis sanitaria, en protestas convocadas por sus seguidores que pedían el “cierre” del Parlamento y la Corte Suprema mediante “una intervención militar”.

Asimismo, llegó a calificar a la COVID-19 de “gripecita”, censuró el uso de mascarillas y considera las cuarentenas un “crimen” porque suponen la ruina económica para el país.

También está siendo motivo de críticas su “agresiva” política medioambiental por parte de la sociedad civil y de algunos gobiernos europeos que han dado la voz de alarma ante los preocupantes datos de deforestación e incendios en la Amazonía y el Pantanal.

#PA. Télam, EFE, Sao Paulo.

viernes 25 de septiembre de 2020

Deja un comentario