El secretario General de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP), Esteban “Gringo” Castro, destacó este domingo las medidas adoptadas por el Gobierno del presidente Alberto Fernández al afirmar que “sus decisiones fueron correctas y están vinculadas a un humanismo cristiano y al amor al pueblo”.

En la entrevista de este domingo a la
agencia Télam, el dirigente gremial aseguró que “los que salen a golpear
oponiéndose a este Gobierno son los grupos concentrados de la economía, los que
se beneficiaron con las políticas de (Mauricio) Macri, con un fuerte eje con
los grupos mediáticos”.

“Hay muchos sectores de los
movimientos populares identificados con el Gobierno, otros no tanto. Algunos
son más críticos, otros están enojados, otros no y bancan. Creo que las
decisiones están vinculadas a un humanismo cristiano, al amor al pueblo y que
fueron decisiones correctas. Tiene muchísimo valor”, dijo Castro.

Agregó que “se irán afinando cosas que no se pudieron hacer por la pandemia; pero se pueden destacar lo que está bien y discutir lo que no está bien. Estoy conforme, lo que no quiere decir que no pueda interpelar cosas que no me parecen correctas. Pero hasta los intentos que no han salido bien fueron piolas, como lo de Vicentin, por ejemplo”.

***

Una
historia de lucha

Ex operario metalúrgico, trabajó en la fábrica
de su padre hasta que se fundió a mediados de los 90, en el menemismo, y fue
vendedor ambulante  entre otras tareas.

Castro es el secretario general de la UTEP
y uno de los dirigentes más reconocidos dentro de los movimientos sociales. La
UTEP representa a más de 500 delegados de espacios socio-comunitarios,
productivos y cooperativos, cartoneros, recolectores y recicladores barriales,
vendedores ambulantes, trabajadores desocupados o precarizados de todo el país.

Bajo el paraguas de la UTEP se referencian
organizaciones como el Movimiento Somos, Barrios de Pie, la Corriente Clasista
y Combativa (CCC), el Movimiento Evita, el Movimiento de Trabajadores Excluidos
(MTE), el Frente Darío Santillán y el Movimiento Popular La Dignidad, entre
otros.

Ponderó de la UTEP que “nuestra
histórica lucha lo que demostró es que no está centrada en la violencia como
nos quisieron mostrar desde distintos sectores políticos y de parte de la prensa.
Nuestro trabajo está muy vinculado a los territorios y ahí resolvemos problemas
de salud, de vivienda, el agua, la comida, de los faltantes que nos dejó el neoliberalismo”.

“Nos conectamos con los actores de los
barrios como curas, pastores y pastoras, el cristianismo popular, trabajadores
precarizados. Siempre hemos trabajado en los sectores más pobres de los barrios
sin responder a las provocaciones y sin ningún tipo de violencia. Y con el
tiempo ha cambiado la mirada hacia nosotros”, añadió Castro.

“Aún hoy nos dicen choriplaneros y que lo único que nos interesa es repartir planes. Siempre dijimos que el eje de nuestro discurso es el trabajo, no los planes”, afirmó.

***

De
la pandemia y la cuarentena

Sobre el momento del país en la pandemia de
coronavirus, opinó: “Hay que plantear que si Fernández no hubiera decidido
comenzar la cuarentena a tiempo con la organización sanitaria, la construcción
de hospitales, compra de respirados y prepararnos para el momento más difícil,
hoy solo estaríamos contando la tragedia”.

“Fue una decisión política trascendental
muy vinculada al humanismo cristiano y a la concepción de amor al pueblo. Y el
pueblo te devuelve ese amor. La relación entre los movimientos populares,
clubes de fútbol, iglesias, sindicatos, organizaciones vecinales ha sido muy
importante estos meses y es muy positivo”, dijo.

“Si no hubiese sido por esas decisiones hoy la situación social se hubiera desmadrado, como en muchos países de América”, añadió. Dijo que “puede haber resistencia política de sectores opositores vinculados a la concentración económica, que han hecho mucho daño al pueblo en alianza con el Gobierno anterior. Pero también hay proceso de sensibilización para con las grandes mayorías populares”.

***

El
rol de la oposición

Respecto a quienes salen a protestar por
las medidas de aislamiento, El “Gringo” aseguró que “por ahí salen un (Miguel)
Pichetto, un Macri, nada más que eso, pero no están gobernando”. Destacó
que “hay muchos otros grandes empresarios que quieren que el país funcione
y salga adelante. No sé cuántos están dispuestos a aportar pero quieren que la
cosa funcione. Esto lo comprobamos en nuestro andar cotidiano”.

Y reiteró que “hay sectores políticos
presentando una posición destituyente, pero que yo los veo más en términos
mediáticos que en los hechos concretos”.

“Lo que juega a favor -expresó- es que
se hizo una buena negociación” sobre la deuda externa. “No la que
nosotros quisiéramos que es no pagar nada -aclaró-, pero se hizo una negociación
difícil que nos va a permitir oxígeno para prepararnos para empezar a pagar más
adelante y habrá recursos para poner en marcha la economía con inversión,
generación de trabajo. Pero la gran traba es no saber cuándo termina la
pandemia”.

Para Castro, entre los proyectos de salida de
la crisis económica para los sectores más humildes están “la urbanización
de los 4.400 barrios populares; la iniciativa vuelta al campo y la creación de
centros urbanos para remediar el flagelo de la falta de viviendas en todo el
país, todas contempladas en las tres T (Tierra, Techo y Trabajo) que enarbola
el Papa Francisco, y que son los pilares de nuestras acciones todos los
días”. 

Y opinó que “los proyectos de globalización neoliberales son los que rofundizan individualismos, injusticias, economía para pocos y hambre para muchos; los proyectos del sálvese quien pueda, de la meritrocracia y Macri fue un fiel exponente de ese pensamiento político. El neoliberalismo no le sirve a la humanidad”, completó.

#PA. Télam.

lunes 7 de septiembre de 2020

Deja un comentario