Por Fernando Gimeno

“Beatriz Solís-Rosas, el cielo se ganó contigo”.
Ese mensaje se lee estos días en una concurrida avenida de Lima, uno de los
miles que los peruanos han escrito en paneles publicitarios para dar el último
adiós a sus seres queridos muertos durante el tiempo de pandemia del
coronavirus.

“Para nosotros es un alivio en el alma ver reflejado el
nombre de mi madre en el panel. Nos reconforta, nos alegra”, cuenta Alfredo
Aíta, hijo mayor de Beatriz, una de los 142 médicos que han muerto en Perú por
COVID-19. En su mensaje ha encontrado el consuelo no haber podido despedirse de
ella.

Como la de Alfredo, son miles de familias las que no han
podido dar el último adiós a sus parientes. Desde que la pandemia llegó a Perú
en marzo, han muerto en total 120.000 personas, un 120 % más que en el mismo
periodo de años anteriores. Hay un exceso de más de 65.000 fallecidos, de ellos
solo 28.000 figuran por coronavirus.

Los velatorios para fallecidos por COVID-19 están
prohibidos. Al inicio todos eran incinerados incluso sin presencia de
familiares. Ahora se permite la inhumación pero solo con máximo cinco
familiares directos presentes.

A ello no escapó Alfredo, que ha sido uno de los primeros en
participar en la campaña “Paneles para decir adiós”, una iniciativa
desarrollada por quince empresas de publicidad que han puesto unos 80 paneles
digitales a disposición de las familias y amigos de los fallecidos para
publicar gratis en ellos sus mensajes de despedida.

***

Un bálsamo colectivo

“Una campaña así es un bálsamo dentro del dolor que
sentimos los 33 millones de peruanos que vive esta tragedia nacional”,
dijo Alfredo, que nunca pudo despedirse de su madre, y que ahora mira con
orgullo el mensaje que dejó para ella en un panel de la avenida Arequipa.

Al estar prohibidos los viajes interprovinciales no pudo ir
a la ciudad de Chiclayo, a unos 800 kilómetros al norte de Lima, antes de que
su madre, que era pediatra, fuese hospitalizada tras contagiarse por su padre y
su hermano, a los que ella estaba cuidando.

Después fue trasladada a Lima junto a su marido, pero
mientras él pudo recuperarse, ella empeoró y terminó falleciendo el 24 de mayo
a los 72 años. A Alfredo, que vive en Trujillo, le tocó dar la noticia a su
padre aún hospitalizado y después llevar con él las cenizas desde Lima de
vuelta a Chiclayo.

“Fue algo muy fuerte y doloroso. Mi madre salió viva de
mi casa y volvió en cenizas. No pudimos ni siquiera darle un abrazo antes de
que se vaya”, lamentó.

“En ese momento no lloré. Dentro de mí pensaba… ¡qué
frío mi corazón! Hasta que a las tres horas, de la nada, me vino un llanto
interminable. Aún hoy a veces me viene ese llanto”, agregó.

Para Alfredo, su mensaje sirve para decirle a su madre que
“su partida no es en vano”, prometerle “honrar siempre su
legado” y recordarle que sus hijos y nietos siempre estarán orgullosos de
ella.

“Esta campaña nos hace bien como personas y peruanos,
porque visualiza lo que se está viviendo de manera esperanzadora. Todos los
mensajes son de amor y esperanza”, apuntó.

***

Miles de historias de dolor

Basta con detenerse unos instantes en uno de estos
llamativos paneles publicitarios para que cada ciertos segundos aparezca un
mensaje distinto de despedida, cada uno con una historia detrás de dolor y
desconsuelo similar a la de Alfredo.

“Paco, tus olas hoy son las nubes. Te amamos”,
“Walter, tu sonrisa brillará en el cielo, hermano”, “Siempre en
mi corazón, mamá linda” son algunos de los mensajes que se van sucediendo
con una presentación sencilla pero impactante de letras negra sobre fondo
blanco.

Cada diez segundos aparece uno diferente y algunos incluso
van acompañados de la foto de la persona que partió, un fogonazo a la vista que
pone rostro a la magnitud de esta pandemia que tiene en vilo al mundo.

“Papi Félix, gracias por las risas” da paso a
“Edgar Rojas, eres nuestro ángel”, y éste a “Papá Lobo, te
extrañamos”, luego seguido por “Siempre te amaremos, papá
‘Gordito’”, que cede el testigo a “Mamá María, eres la brisa que besa
nuestros rostros”.

Ahí está también “Mario Bucana, siempre estarás con
nosotros”, en honor al veterano y experimentado camarógrafo del canal de
televisión Panamericana, uno de los más de 80 periodistas que han fallecido en
Perú a causa del coronavirus.

“Cuando empiezas a entender cada una de las historias
te quiebra y te golpea. En general ha sido muy fuerte”, reconoce a Efe el
publicista y creador de la campaña, Juan Carlos Gómez De la Torre.

***

Esquelas espontáneas

Solo en el primer día de los “Paneles para recibir
adiós” se recibieron más de mil mensajes. “Ha sido fuerte ver cómo se
han ido elaborando estos mensajes. Son mensajes totalmente espontáneos,
generados por la gente”, puntualiza Gómez De la Torre.

Para publicarlos basta con entrar a la web
www.panelesparadeciradios.com y escribir un texto de máximo 44 caracteres.
Después de su publicación, el autor del mensaje recibirá una foto del panel con
sus palabras a modo de recuerdo.

La idea surgió después de que muchos de estos paneles se
quedaron vacíos o apagados por falta de publicidad una vez que comenzó la
cuarentena. Con la gente en sus casas, casi nadie veía los paneles y, con la
economía paralizada, muchas empresas dejaron de publicitarse.

“Nadie dice que la recuperación económica vaya a ser
fácil, pero creo que hoy toca otra cosa, que es conectarnos un poco más desde
el lado humano, personal y de la propia salud”, dice Gómez De la Torre,
cuya idea la deja abierta a que pueda ser replicada en más países.

“Esto pasa por conectar una oportunidad con una
necesidad humana, el dolor de las personas, la imposibilidad de decir algo y la
culpa que a veces sientes por no haberte podido despedir y dar el
reconocimiento u homenaje a la gente que partió”, agregó.

Pese a que no era su propósito inicial, el creador de la
campaña ha visto que también “ayuda a que las personas tomen consciencia
de lo que está pasando”.

Sobre todo para que no se acostumbren a la fría estadística de gente contagiada y fallecida, en un país donde el incumplimiento de las normas anti-COVID ha provocado tragedias como del último sábado donde trece personas murieron en una fiesta clandestina.

#PA. EFE, Lima.

Martes 25 de agosto de 2020.

Deja un comentario