Por Florencia Guerrero


Volvió antes de lo previsto y ya
denunció al oficialismo en la Cámara Baja. Apuntó contra Massa, dijo que
“Cristina es violenta” y retomó el discurso del golpe de Estado que dejó
flotando Eduardo Duhalde en el aire. ¿Qué la sacó de la siesta?

Se mantuvo en los cuarteles de invierno, tranquila,
desde el autoexilio en el que ella misma eligió pasar el inicio de la
cuarentena. Más cerca de Netflix que de su querida República, Elisa Carrió
estuvo los últimos seis meses, más en el llano que Chacho Álvarez tras
su paso por la Alianza.

Se contuvo con el amague de expropiación a Vicentín
y con coraje redobló la apuesta del anonimato público cuando en mayo algunos
diputados del ala dura del Frente de Todos garabatearon en el éter radiofónico
un boceto de algo que llamaron “Impuesto Patria”, con el que pensaban recaudar
entre los millonarios argentinos. En aquel momento la exdiputada eligió
mantener el ostracismo, dijo en algún medio que lo mantendría hasta septiembre,
y casi cumple.

Es que de golpe la avanzada en las dos cámaras con
proyectos que despiertan su falta de simpatía la despertó de la siesta: Elisa
ha vuelto y a juzgar por sus amenazas, está reloaded.

El martes, sin ir más lejos, amenazó al presidente
de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, por twitter: “Es un oportunista
y un golpista, se merece una denuncia penal por Traición a la Patria, art.29 y
36 de la Constitución Nacional”.

Finalmente, el viernes la caliente sesión en la Cámara
baja del 1 de septiembre, donde parte de la oposición intentó sesionar e imponer
la vuelta a las sesiones presenciales, tuvo su correlato en la Justicia, porque
el partido de Carrió presentó la anunciada denuncia en la que califican el
debate legislativo como “autoritario, un acto de fuerza”.

Conocedora de los sinuosos caminos judiciales, la
mujer que supo ser una de las patas de apoyo en la estructura de gobierno de Mauricio
Macri
, firmó de puño y letra el documento que recaló en el juzgado de Sebastián
Casanello
.

“Venimos a poner en conocimiento nuevos hechos
de gravedad institucional relativos al funcionamiento de la Cámara de Diputados
de la Nación. Con un Congreso en la ilegalidad, el riesgo de que se otorguen
facultades extraordinarias, la suma del poder público, sumisiones o supremacías
es enorme”, refiere la denuncia en la que directamente acusan al Freten de
Todos de conducta antidemocrática.

Es que según los denunciantes, el protocolo
excepcional para el debate virtual ya estaría vencido, por ende el tratamiento
y media sanción de los proyectos de emergencia en turismo y pesca ilegal serían
nulos. “El haber realizado una sesión ilegal demuestra la voluntad
inequívoca de someter al Poder Judicial y al Ministerio Público desde los demás
poderes del Estado que controla la Vicepresidenta de la Nación, logrando
controlar definitivamente la Cámara de Diputados a partir del hecho de fuerza
que logró imponer a través de los diputados Sergio Massa y Máximo Kirchner,
presidente del cuerpo y del bloque del partido de gobierno
respectivamente”, afirmó en su denuncia la ex senadora.

***

Unas semanas difíciles

¿Qué hizo despertar a la fiera? Carrió no salió a la
cancha por nada, y en su entrevista con TN, el mismo viernes, todo quedó
bastante claro: “Llamé yo, porque creo que es mi deber como ciudadana hablar”,
dijo Lilita, e inmediatamente acusó a Massa de “estar vinculado al
narcotráfico”, y además retomó los conceptos golpistas que una semana antes
había deslizado Eduardo Duhalde, pero desde otra vereda. “Esto es
un golpe de hecho. No se puede suprimir un poder del Estado por la pandemia, se
están llevando puestas las instituciones”.

Ok, además de retomar el discurso duhaldista, en su
auto entrevista la ex legisladora no solo puso en duda al gobierno votado
democráticamente, sino que le dijo a Nicolás Wiñazki que “Cristina es
violenta. Se quieren llevar puesta a la Justicia, la procuración”. Porque si
hay un top de avances que molestan a Elisa, los proyectos de reforma judicial y
el “Aporte de las grandes fortunas” la irritaron casi tanto como el gesto de
congelar las tarifas por DNU. En su tono amenazante, furioso, Carrió dio voz a
los pocos pero fuertes que hasta aquí le dieron su respaldo.

Pues bien, este fin de semana la revoltosa Carrió se
prepara para el retorno de su presidente, Mauricio vuelve de su descanso en la
Costa Azul, justo en un contexto en el que ella le será de gran ayuda. Todos
saben que cuando hay que agitar, siempre es necesario tenerla cerca. Por estos
días el oficialismo aspira a negociar una sesión en la que se apruebe el
proyecto de ley de Aporte Solidario y Extraordinario, antes del fin de
septiembre. Para eso avanzará esta semana en el diálogo con el interbloque
Federal —que agrupa a Consenso Federal, el PJ y Córdoba Federal—, el
Interbloque Unidad para el Desarrollo y los dos bloques de izquierda.

Es que solos al Frente de Todos que conduce Máximo
Kirchner, los números no le cierran: con 117 votos propios asegurados, necesita
salir a la caza de los doce restantes para garantizarse la victoria, ante una
oposición que anticipó su rechazo al proyecto.

Por las dudas, y para que no queden dudas de que lado de la cancha la exdiputada que en términos futboleros sería una excelente patrona del paravalanchas, Elisa declara por todos los medios posibles su fidelidad y apoyo a Horacio Rodríguez Larreta, que esta semana en medio del caos político circundante, crece en las encuestas y se separa —siempre que puede—, de la estrategia oficialista. “El único que está gestionando en la pandemia es Horacio”, dijo en TN Carrió antes de colgar su propia llamada. Con un tono que augura que esa no será la última, porque los tiempos le apuraron la vuelta y en este escenario virtual, está lista como un soldado para emprender la batalla contra “el mal”. ♣♣♣

#PA.

Domingo 6 de septiembre de 2020.

Deja un comentario