Cuando un alumno del curso que imparto en Escuela del Fotógrafo me pregunta cuál es la forma más rápida de avanzar en el aprendizaje y la técnica fotográfica, mi respuesta es, casi siempre, «haz fotografía callejera».

Algunos me responden «pero.. a mí me gusta más el retrato, los paisajes, o la fotografía macro…«.

Vuelvo a responder lo mismo «haz fotografía callejera«.

La fotografía callejera es el mejor instrumento de aprendizaje para cualquier fotógrafo, independientemente de su nivel y del tipo de fotografía a la que se dedica.

Si me lees con asiduidad, supongo que ya sabes que, para mí, aprender fotografía no es sólo técnica. 

La técnica y los ajustes de la cámara es una pequeñísima parte. Importante, sí, pero pequeña.

Dominar los ajustes del modo manual de tu cámara de fotos, por sí sólo, no va a convertirte en un gran fotógrafo. De acuerdo, ya has dominado la técnica pero, ¿qué pasa con el resto de habilidades?

Cuando caminas por la calle, cámara en mano, al acecho de momentos interesantes que capturar, estás desarrollando absolutamente todas las destrezas que un buen fotógrafo necesita. La fotografía callejera te enseña a hacer mejores fotos en el género fotográfico que tú quieras, sea retrato, paisajes, macro, blanco y negro, u otro.

La fotografía callejera te «equipa» con habilidades que no están al alcance de cualquiera. Además de la técnica, cuando sales a hacer fotografía callejera aprendes a desarrollar tu ojo fotográfico, a ver «oportunidades fotográficas» que pasan desapercibidas para el común de los mortales. La fotografía callejera te enseña a componer «sobre la marcha», a planificar rápido, a preparar y disparar la fotografía en un lapso de tiempo muy reducido (para no desperdiciar el momento). 

La fotografía callejera te permite entrenar tu agilidad mental como fotógrafo de un modo que ningún otro género fotográfico te permite.

👉 Nota de Mario: No te pierdas nuestro Recomendador de cámaras personalizado aquí, una herramienta online que te sugiere una cámara de fotos en función de tu uso, tus preferencias y tus necesidades particulares. Ideal si te estás planteando comprar o cambiar de cámara próximamente.

Luego, cuando toca aplicar ese aprendizaje a tu género fotográfico favorito (retrato en interior, paisajes, etc.), te das cuenta de que todo se vuelve mucho más fácil. Cuando aprendes a fotografiar bajo condiciones de incertidumbre, con escasez de tiempo, sin trípode y a mano alzada, hacer un retrato a una persona que posa pacientemente para ti en un sofá, o salir una tarde a fotografiar un sosegado y apacible paisaje se convierte en un ejercicio fotográfico mucho más fácil.

Quédate con esto: la fotografía callejera es la madre de las fotografías.

Es el Santo Grial.

Hoy me llena de alegría anunciaros el nuevo libro que acabamos de lanzar, Fotografía callejera, más de 200 páginas de contenido nuevo, y que viene para llenar un vacío en nuestra biblioteca de libros de fotografía. Llevaba años soñando con editar y publicar un libro especialmente dedicado a este género fotográfico.

Hoy por fin es una realidad.

El libro ha sido planteado para ayudar al fotógrafo aficionado, independientemente de su nivel, a introducirse en el fascinante mundo de la fotografía callejera. A través de los 13 capítulos que componen el libro aprenderás trucos y técnicas de las que no se habla mucho, y que te ayudarán a empezar a mejorar tus fotos de calle de manera rápida y sencilla.

Si quieres echar un vistazo, ver los contenidos y capítulos que hemos incluido en el libro, puedes hacerlo desde aquí

Espero que disfrutes de tu ejemplar.

Feliz fotografía.



Fuente: Blog del Fotógrafo

Deja un comentario