La conducción de la CGT y los dirigentes de los trabajadores de la economía popular formalizaron este jueves en la Unión Obrera de la Construcción (Uocra) de Gerardo Martínez el lanzamiento del “Plan de Desarrollo Productivo para la pospandemia” y advirtieron que “el primer compromiso de deuda que hay que cumplir es la deuda interna, que se traduce en desempleo y exclusión social”.

La iniciativa significa también un nuevo acercamiento entre
los dirigentes que representan al ámbito de los trabajadores organizados y los
que hacen lo propio con los de la economía informal, quienes durante años
transitaron sendas diferente, pero desde hace unos años buscaron comenzar a
tejer una agenda común de acciones y reclamos

“La CGT y los trabajadores de la economía popular están
unidos para ofrecer su esfuerzo y voluntad. El país tiene en la unidad nacional
el único camino para emerger” de la grave emergencia y la crisis, remarcó
un documento conjunto. También aseguraron que la salida “no puede solo
asentarse en los planes sociales y los subsidios, sino en un modelo laboral y
de inclusión sostenible que debe hallar en el trabajo con derechos el eje de la
dignidad del pueblo argentino”.

Por la CGT, además del anfitrión Martínez, estuvieron sus
secretarios generales, Héctor Daer y Carlos Acuña, como también Andrés
Rodríguez (UPCN), José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), Rodolfo Daer
(Alimentación), Julio Piumato (Judiciales), Jorge Sola (Seguro), Carlos Sueiro
(Aduana) y Oscar Nievas (Comercio) en representación de Armando Cavalieri.

Por los movimientos sociales asistieron Esteban “Gringo” Castro (UTEP), Daniel Menéndez (Barrios de Pie), Freddy Mariño (CCC), Lito Borello (UTEP), Gildo Onorato (Movimiento Evita) y Dina Sánchez (Frente Darío Santillán).

***

Respaldo al gobierno nacional

Los dirigentes reconocieron “el responsable esfuerzo
del Gobierno para lograr un entendimiento con los acreedores privados como un
primer paso para que el país se ponga de pie”, y señalaron que “la
inminente renegociación de la deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI)
es un punto de inflexión para el Ejecutivo y los trabajadores, porque de su
éxito dependerán las posibilidades nacionales”.

La CGT y los referentes sociales apoyaron “la voluntad
y estrategia del Gobierno nacional de honrar sus compromisos de deuda
externa”, pero subrayaron que ello “no debe hacerse con las
necesidades y derechos de los trabajadores como variable de ajuste”, ya
que “el primer compromiso a cumplir es la deuda interna”.

Ambos sectores indicaron que bajo esa consigna y, sin
distinción de representación, “los trabajadores deben estar unidos para
defender los intereses nacionales y fortalecer la gestión del presidente
Alberto Fernández”.

Además, sostuvieron que “el esfuerzo de sindicatos y organizaciones sociales para responder ante las necesidades sanitarias y alimentarias de los más necesitados es solo una muestra del compromiso asumido”, y reclamaron políticas económicas, laborales y sociales que promuevan y activen “la capacidad instalada del aparato productivo para recuperar la senda del crecimiento”.

***

Justicia social con eje en el trabajo

Los sindicatos y entidades de la economía popular aseveraron
la necesidad de recuperar “la senda del crecimiento económico, generar
empleo genuino, formal y decente y fortalecer los sistemas de seguridad social,
inclusivos y universales”.

“Todos quienes provienen de los espacios del campo
nacional y popular están comprometidos a aportar su esfuerzo a un esquema
virtuoso de recuperación económico-social, en el contexto de una transición
justa que ubique al trabajo como eje central de las políticas que apuntalen la
justicia social”, expresaron.

También denostaron los cuatro años de gestión macrista
porque endeudaron de forma “irresponsable” a la Argentina,
debilitaron el aparato productivo, aumentaron el desempleo en los sectores
asalariados formales e informales y generaron una profunda ruptura del tejido
social en los barrios más humildes.

“La unidad de los trabajadores fue el principal freno del proyecto neoliberal para que no pudiese consolidarse en el tiempo, por lo que es sustancial el aporte de la CGT y los movimientos sociales para proponer ahora soluciones”, concluyeron.

***

Nuevo acuerdo con el FMI

En paralelo, el Gobierno argentino solicitó este jueves al
Fondo Monetario Internacional (FMI) el inicio de conversaciones formales para
acordar un nuevo programa con el organismo multilateral, luego de haber
cancelado el “descarrilado acuerdo stand by” firmado en 2018, que generó
una deuda de US$ 44.000 millones.

Luego de que el presidente Alberto Fernández le transmitiera
la decisión oficial de avanzar con las negociaciones a la directora gerente del
organismo, Kristalina Georgieva -a través de una comunicación telefónica de la
que también participaron el Ministro de Economía, Martín Guzmán y el
representante del Cono Sur ante el FMI, Sergio Chodos-, el Gobierno argentino
elevó la carta con el petitorio formal al organismo.

“Un nuevo acuerdo que incluya una reprogramación de los
vencimientos de deuda con el FMI es un paso necesario para resolver la crisis
económica a la que se condujo al país en los últimos años”, sostuvo Guzmán
en una serie de mensajes en su cuenta en la red social Twitter, respecto del
programa anterior que contemplaba un pago de casi la totalidad de la deuda con
el Fondo en los próximos dos años.

Por su parte, el presidente del Banco Central, Miguel Pesce,
sostuvo que “es necesario que el próximo programa tenga presente la estabilidad
como el crecimiento de la economía, del crédito y del mercado de capitales
local”.

Sergio Chodos consideró también que el acuerdo que el
Gobierno podría alcanzar con ese organismo “no debe afectar la
recuperación” del país, y anticipó que “hay medidas fiscales que no
se van a poder tomar”.

“El plazo para empezar a negociar es a partir de
ahora”, dijo, y agregó: “No le estamos pidiendo plata nueva al FMI,
sino que le marcamos que no podemos financiar y necesitamos extender los plazos
con un nuevo programa”.

“El FMI va a pedir unas medidas que acompañen al programa”, continuó Chodos, y añadió: “Serán mojones a ir cumpliendo al principio, durante y al final del acuerdo”. Subrayó que “todos, incluido el FMI, entendemos que el programa fue fallido” y que “el Fondo investiga por qué falló el programa con Argentina y qué se puede corregir”.

#PA. Télam, NA.

viernes 28 de agosto de 2020

Deja un comentario