Por Gabriel Romano

La candidatura del expresidente boliviano Evo Morales a
senador, sobre la que debe dirimir un tribunal de Bolivia, ha caldeado los
ánimos previos a la celebración de las elecciones generales.

Una resolución del Tribunal Supremo Electoral (TSE) de
febrero, que inhabilita a Morales por cumplir con el requisito de residencia
mínima de dos años en el país, ha sido puesta en suspenso por una acción de
amparo constitucional, que sus abogados han interpuesto y que debe dirimir un
tribunal de La Paz.

El ente electoral “es respetuoso del Estado de Derecho,
del agotamiento de todas las vías que las organizaciones políticas o los
candidatos que han sido inhabilitados consideren que son adecuadas a sus intereses”,
aseveró este miércoles el presidente de ese organismo, Salvador Romero.

La causa está instalada en una corte en la que sus
integrantes tuvieron votos divididos sobre la habilitación de la candidatura y
que ahora debe dirimir un otro juez en los siguientes días.

***

Un juez cuestionado

La mayor parte de las críticas de los detractores del
expresidente van contra el juez René Delgado, a quien se señala de ser
favorable al Movimiento Al Socialismo (MAS) de Morales.

“Le voy a iniciar una acción por el delito de
prevaricato”, dijo a los medios la senadora Carmen Eva Gonzáles, de la
alianza Unidad Demócrata que apoya al Gobierno de transición de la presidenta
interina, Jeanine Áñez.

Durante la audiencia que se prolongó hasta anoche, Delgado
supuestamente “se portó como un juez inquisidor” ante la explicación
de los representantes del órgano electoral y fue “complaciente y
permisivo” con los abogados de Morales, dijo el jurista Williams Bascopé,
que participó en la sala.

“Ustedes están manejando la Fiscalía y a los
jueces”, recriminó el diputado del MAS Edgar Montaño a quienes insinúan de
que los magistrados que ven el caso son favorables al exmandatario y a su
partido.

***

Los argumentos de Morales

A juicio de Sebastián Michel, uno de los voceros del MAS, la
acción judicial es “constitucional” y tiene la función de
“reclamar un derecho” que posee Evo Morales.

Michel dijo que Morales tiene “un refugio temporal (en
Argentina) porque en su país no encuentra garantías constitucionales y tiene
riesgos de perder la libertad o la vida”, por lo que no debiera aplicarse
el requisito de residencia que establecen las leyes del país para habilitar una
candidatura.

La representación legal de Morales citó dos casos anteriores
por los que instancias internacionales señalaron que el requisito de residencia
va contra los derechos políticos de los candidatos, aunque fue el partido del
expresidente el que pidió la inhabilitación en esas dos ocasiones.

Al respecto, el presidente del organismo electoral precisó
que aunque se espera que la Justicia emita su pronunciamiento final, la
resolución que en febrero pasado inhabilitó la candidatura a Morales estuvo
“apegada a lo que dispones la Constitución y las leyes”.

El expresidente siempre votaba en una región del trópico de
Cochabamba, en la que inició su carrera política como diputado en 1997, pero
desde noviembre del año pasado está fuera de Bolivia.

El 10 de ese mes anunció su renuncia, denunciando un golpe
de Estado para derrocarlo en medio de presiones de mandos policiales y
militares, entre otras, y al día siguiente salió hacia México, aunque luego
viajó a Argentina en diciembre, donde permanece tras pedir refugio.

Tras la salida de Morales del país, el Gobierno interino de
Bolivia impulsó procesos penales en su contra por delitos de genocidio,
terrorismo, fraude electoral y estupro, entre otros, por los que la Fiscalía
emanó varias órdenes de aprehensión.

Las elecciones generales en Bolivia están previstas el próximo 18 de octubre, tras dos aplazamientos por la pandemia de la COVID-19. ♣♣♣

#PA. EFE, La Paz.

Miércoles 2 de septiembre de 2020.

Deja un comentario