Por Roberto Jordan ♣ Más de una veintena de personas fueron detenidas ayer en el marco de una investigación que realiza la Justicia Federal de Lomas de Zamora por el robo millonario de petróleo de un oleoducto de la petrolera estatal YPF. También se realizaron 30 allanamientos en cuatro provincias. Según los investigadores, el petróleo robado era refinado en destilerías clandestinas para luego ser vendido como combustible a estaciones de servicio y a productores agropecuarios. Las detenciones y los allanamientos […]

Por Roberto Jordan

Más de una veintena de personas fueron detenidas ayer en
el marco de una investigación que realiza la Justicia Federal de Lomas de
Zamora por el robo millonario de petróleo de un oleoducto de la petrolera estatal
YPF. También se realizaron 30 allanamientos en cuatro provincias.

Según los investigadores, el petróleo robado era refinado
en destilerías clandestinas para luego ser vendido como combustible a
estaciones de servicio y a productores agropecuarios. Las detenciones y los
allanamientos realizados por la Policía Federal fueron ordenados por el juez Federal
Juan Pablo Auge, a pedido de la fiscal Cecilia Incardona, quien
tiene a su cargo la investigación.

La investigación, que duró más de ocho meses, se inició
por un caso de contaminación en una destilería clandestina en la localidad
bonaerense de Valentín Alsina. Los allanamientos también se realizaron las
localidades de La Matanza, Olavarría, Pilar, Ramallo, Bahía Blanca, Hurlingham,
y General Rodríguez, y en las provincias de Neuquén, La Pampa y Santa Fe.

***

Mediante un sistema de bypass, la banda enviaba el petróleo
robado por unas mangueras hasta unos piletones realizados en la tierra. Posteriormente
era cargado en camiones cisterna que, en algunos casos, luego lo trasladaban a
una planta clandestina que vierte sus desechos en la Cuenca Matanza-Riachuelo,
donde era destilado.

Durante los allanamientos, además de las detenciones, se
secuestraron herramientas para la punción de los oleoductos, dinero en
efectivo, teléfonos celulares, camiones en los que se transportaba el crudo y
automóviles, varios de ellos de alta gama.

Aún se desconoce desde cuándo la maniobra se viene realizando y si la única damnificada es la estatal YPF. La organización criminal contaba con una compleja estructura comercial y se cree que la estafa sería de unos 5 millones de dólares anuales.  ♣♣♣

#PA.

Miércoles 2 de septiembre de 2020.

Deja un comentario