Con la excepción de un par de computadoras, el living está vacío. Paredes peladas, no hay muebles, plantas, ni cosas tiradas. Martín arrima la silla gamer frente a la cámara, abre la capturadora y se prepara para contar algo importante por streaming. No está nervioso, no es la primera vez que lo hace, tiene la experiencia de alguien que lleva más de 7 años transmitiendo en vivo. El chat se llena de usuarios expectantes y los viewers no paran de escalar. Cuando abre la cámara ya no es Martín. Coscu está en vivo y hay más de setenta mil personas conectadas. Va a presentar Streaming House, una casa repleta de cámaras en Nordelta, por donde van a circular muchísimos streamers y amigos de la Coscu Army

El streaming venía muy arriba con la descripción de todo los planes del nuevo proyecto hasta que se picó. Coscu se sentó en la silla y empezó a bardear a Twitch. Que no lo respetan, que no le pagan lo que vale, que menosprecian a los sudamericanos, que nunca tiran un centro para streamers y gamers regionales. Se puso serio.

Martin Perez Disalvo tiene 29 años y lleva 7 stremeando en Twitch. Es referente y cara de la plataforma en Argentina y Sudamérica. Lo reconocen en la calle, le piden fotos y algunos hasta se metieron en su casa mientras estaba en vivo. Suele encenderse de noche, se duerme muy tarde o no se duerme, aunque confiesa estar tratando de cambiar hábitos. A veces empieza sus transmisiones a las 8 de la mañana o 4 de la tarde. No tiene horarios ni los necesita.

La historia de Coscu y Twitch en Argentina están íntimamente ligadas. No hay uno sin el otro. Aunque ya hubo peleas como las de ahora. Entre 2018 y 2019, denunció que la plataforma le debía cerca de 25 mil dólares y mudó toda la Coscu Army a Mixer. La escena fue una bomba y, por supuesto, fue transmitida. A los pocos meses, se rompió el contrato y volvió a Twitch. Curiosamente la superestrella del streaming Ninja hizo lo mismo unos meses después.

Pero para llegar a entender cómo se forma este fenómeno, hay que revisar el crecimiento de la plataforma en los últimos años y la expansión de la industria de los videojuegos a nivel global, que viene creciendo de forma exponencial y la pandemia lo está alimentando. Un caso paradigmático es el de Nintendo, que está teniendo el mejor año de recaudación en mucho tiempo. A medida que la gente se fue quedando en sus casas, sus ventas subieron en un 541% y explicaron que puede haber faltantes de consolas Nintendo Switch.

De la misma manera, la plataforma de streaming Twitch tuvo un crecimiento récord. A partir de marzo la cantidad de viewers activos aumentó en un 52%. La llegada de la pandemia a occidente dio un boost aún más grande que la salida de Fortnite en 2017. La verdadera primavera twitchera.

ANFIBIA ¿Sentís que la pandemia potenció a la comunidad de Twitch?

COSCU  Creció muchísimo porque la gente empezó a aburrirse y buscar alternativas. Twitch estaba, pero yo creo que estaba solo para esos que buscaron un poco más allá de lo tradicional. 

Durante estos últimos meses Twitch llegó efectivamente al mainstream y se volvió más que tradicional en la dieta digital de los argentinos. Según el Ranking Alexa, en los últimos 30 días, supera en cantidad de usuarios únicos a Twitter.

De Justin.tv a Twitch y Amazon 

Coscu empieza la transmisión hablando de la nueva casa en el country Santa Bárbara. Señala para todos lados y explica dónde van a estar las cámaras, los cuartos que va a haber y la disponibilidad para hacer streamings de todo tipo. El chat se inunda y cada tanto se lo puede ver relojeando a la pantalla. Él está atento a lo que dicen. Ellos son parte del vivo.

Si bien la historia de cómo se crea Twitch se parece bastante a la de cualquiera de las plataformas GAFA (Google, Amazon, Facebook y Apple) con las que convivimos día a día, la particularidad de la interactividad fue la que marcó desde el día uno su lugar en internet.

La beta arranca en 2007, cuando un grupo de amigos de la universidad de Yale se dispusieron a convertir a uno de ellos en su propio reality show y comenzaron a transmitir las 24 hs la vida de Justin Kan con cámaras conectadas en su cabeza. Mientras él y la plataforma se popularizaban, el sitio empezó a sumar streamers con contenidos cada vez más diversos. De todas estas, las emisiones dedicadas a videojuegos en vivo fueron las que más crecieron tanto en streamers como en audiencia. La consecuencia directa fue que en 2011 Justin.tv creó una sección subsidiaria del sitio: Twitch.tv 

Coscu_01Port

El crecimiento del nuevo sitio se basó principalmente en los videojuegos competitivos y el (hasta ese entonces) incipiente universo de los Twitch era un espacio en donde los usuarios podían ser parte de la comunidad pequeña de un streamer local, como uno más entre los miles de espectadores viendo torneos de League of Legends o CS:GO.

En 2014 Twitch fue adquirida por Amazon por 970 millones de dólares. Si bien esta adquisición no modificó la forma en la que los contenidos se compartían, el crecimiento de la plataforma no parece ser equitativo para algunos. Hoy la plataforma tiene un modelo mixto: paga a los streamers por suscripciones de usuarios y  también por publicidad en el canal. 

ANFIBIA En uno de tus últimos streams criticaste a Twitch activamente. ¿Ves la posibilidad de cambiar de plataforma? 

COSCU No creo posible mudarme de plataforma por ahora, pero me interesa que nos respeten y valoren más allá de estar en Sudamérica que es un continente olvidado para las grandes marcas.

Las críticas de Coscu se vuelven paradigmáticas porque él es uno de los más grandes del país y la región. Además, a nivel global esta clase de quejas también van en aumento a medida que los streamers empiezan a diversificar su contenido y atraer a públicos cada vez más diversos. 

Del LoL a los Coscu Army Awards

El 26 de septiembre de 2012 Martín creó su cuenta de Twitch y eligió el nombre de su perro como usuario: Coscu. Sus transmisiones en ese entonces, y por muchos años, estuvieron centradas en jugar League of Legends y hablar frente a la cámara. 

No se puede hablar del crecimiento de Twitch sin explicar qué pasa con la industria de los videojuegos. Para el momento en el que se crea el sitio, esta llevaba décadas de un crecimiento sostenido con ganancias de 74 billones de dólares solo en 2011. Nueve años después, la industria está teniendo un año casi de fantasía mientras se espera que sea una de las pocas ramas del entretenimiento que lleguen a tener ganancias superlativas en medio de una pandemia.

De todas formas la maduración de la industria no sólo llegó de la mano de dólares e inversiones chinas, sino que empiezan a aparecer narrativas asociadas que la engrandecen. Desde hace 5 años se celebran los Game Awards, ceremonia anual en donde se premia la “excelencia en la industria de los videojuegos”. 

No es un hito menor. Esta clase de premiaciones se vuelven un dispositivo en donde la misma industria crea su propia narrativa de sí misma. Un recurso metadiscursivo que conocemos por las miles de ceremonias de premiaciones tanto en las películas con los Oscars o los Grammys en la música. Es una forma en la que la misma industria crea su propio mito y forma de verse a sí misma.

Quizás buscando replicar de alguna manera lo que hace la industria de los videojuegos, desde el 2018  se entregan los premios a la misma comunidad de streamers en los Coscu Army Awards. Ceremonia que, naturalmente, no solo premia a los mejores jugadores, sino que hay galardones para el mejor streamer IRL, mejor freestyler, promesa, fail del año, F del año etc. Coscu se volvió sinónimo de Twitch.

ANFIBIA ¿Pensas que tenés una responsabilidad dentro de la comunidad?

COSCU Tengo una responsabilidad muy grande que es marcar un poco el camino a toda la gente que por suerte confía en mí y a toda la escena que me respeta y me escucha mucho. Me encanta y estoy muy agradecido por el rol que me han dado mis compañeros en la comunidad de Twitch Latinoamérica.

Ser uno de los primeros le dio, casi por default, el lugar de referente. Que Coscu te conozca o sencillamente te nombre es sinónimo de llegada en la plataforma. Quizás uno de los casos más recordados sea el clips donde Coscu le dona $1000 dólares en vivo a El Abuelo Streamer. Hoy Tellier50 (su nombre de usuario) tiene 150 mil seguidores y su frase “Sos un maldito Coscu” ya se volvió icónica.

Un oasis en la web 3.0

El 21 de abril, un mes después del decreto que estableció el ASPO en Argentina, el Kun Agüero creó su cuenta en Twitch e hizo una precaria transmisión en vivo jugando al FIFA en su PlayStation 4. Solo lo vieron 276 personas. Cinco meses después SLAKUN10 ya tiene más de 1.7 millones de seguidores en la red, posicionándose como uno de los streamers más populares de habla hispana.

Quizás el Kun nunca vio a Coscu antes de empezar, pero hay algo que queda claro a la hora de ver las transmisiones de ambos. Ahí hay un material crudo en vivo que es único, un lugar donde son genuinos. Para los dos, los juegos son una excusa para mostrarse cómo son delante de una cámara frente a miles de personas. Y en internet, donde cada tweet, foto o video parecen estar planificados, ver a estos streamers improvisar frente a una cámara se vuelve un oasis entre tantos filtros de Instagram.

ANFIBIA ¿Sentís que Martin y Coscu son dos personas distintas? ¿O lo que decis en el stream es completamente genuino? 

COSCU Es la misma persona, tengo personajes dentro de Coscu mismo, y entiendo que puedo jugar exagerando alguna cosa o volviéndome loco o enojandome porque es un show pero Coscu soy yo en todo sentido.

Dentro de la plataforma la mutación es permanente. Lo que por años fue un canal dedicado a transmisiones de League of Legends, con el tiempo fueron cada vez más las transmisiones IRL (in real life en sus siglas en inglés), momentos en donde la cámara se centra en el streamer y tiene un vínculo cara a cara (o cara a chat) con los viewers. Hoy por hoy, estos i-erre-eles son la norma para Coscu como tantos otros.

ANFIBIA ¿Crees que hay un tipo de IRL que es el IRL Coscu?

COSCU Creo que cada uno hace un tipo de IRL, y es válido y valioso con cada una de las improntas que el streamer le pueda meter. Pero sí, está claro que fui uno de los primeros en salirse del gaming y empezar a hablar de mi vida y mostrar mi ropa y las cosas que hago dia a dia fuera de jugar juegos.

Hoy Coscu es uno de los showrunners más importantes en internet con 2 millones de seguidores y un promedio de 30 mil viewers por stream. Entre todo esto, fue creando sus propios términos hasta casi sin querer, dar con un diccionario. Con toda una crew de streamers que transmiten y hacen lo suyo, la Coscu Army se volvió un estándar dentro de los streamings locales.

Nuestra Televisión

¿Cuántas veces escuchaste o leíste buenardo en el último tiempo? La comunidad de Twitch crea su propio código, lenguaje y metatexto. Se lo puede llamar de diversas formas pero desde la existencia del meme de Kappa hasta el diccionario de la Coscu Army son prácticas que muchas veces exceden la propia red. En una plataforma que comenzó siendo casi exclusivamente un espacio para gamers y hoy es sencillamente un sitio para transmitir en vivo y la mutación es visible. 

Con más de 9 años redefiniéndose, la cantidad de contenidos que hay para crear y consumir en Twitch es tan grande como a veces disparatada. La plataforma puede ser un espacio para ver películas, hacer transmisiones de eventos deportivos, videos de ASMR o DIY entre tantas otras categorías que se siguen sumando. 

En estos últimos meses fueron varios los que demostraron que se puede hacer mucho más que jugar videojuegos. El ilustrador Alexis Moyano empezó a pasar videos y dibujar en vivo. El arquitecto Alejandro Csome transmite haciendo reseñas, sorteos de libros o, por qué no, jugando videojuegos relacionados con la arquitectura.

Los streamers transmiten lo que ellos mismos quieren ver, los Realitys que ellos quieren ser, la tele que ellos quieren montar. Así como Justin.tv transmitió en 2007 lo que ese grupo de amigos quería ver, la Coscu Army es ese grupo de hombres que hace de Twitch el programa que ellos quieren ver, y por lo pronto, son muchos más los que disfrutan de ese contenido. Su propio JustinTv es posible.

Deja un comentario