Se realizó con éxito la primera transfusión de plasma de un paciente curado a uno enfermo de COVID-19 en un hospital rionegrino, cumpliendo con todos los protocolos aprobados por el Ministerio de Salud provincial.

El procedimiento se realizó en el hospital “Pedro Moguillansky” de Cipolletti, convirtiéndose en la primera experiencia de estas características en toda la provincia.

Las personas recuperadas de COVID-19 poseen anticuerpos en el plasma de su sangre que podrían beneficiar a quienes están cursando la enfermedad.

La directora del hospital, Claudia Muñoz, explicó que tras atender al paciente positivo para COVID-19 y analizar su evolución, los médicos de Terapia Intensiva determinaron “que era el candidato adecuado para recibir el plasma de otro paciente ya recuperado”.

Muñoz declaró que previamente a realizar el primer procedimiento de transfusión “se establecieron todos los protocolos correspondientes y estábamos buscando a los posibles donantes, y cuando se dio la oportunidad empezamos pedir colaboración”.

La evolución del paciente es muy buena y se aguarda para realizar una segunda transfusión, tomando en cuenta que se trata de una persona de contextura física grande. “Somos optimistas de los resultados”, dijo Muñoz.

A través de este gesto voluntario y solidario, los pacientes recuperados de COVID-19 podrán sumar un gran aporte que permitirá evaluar los beneficios de este tratamiento. De esta manera, se espera ofrecer una posible nueva alternativa para el tratamiento de pacientes.

La directora del hospital agradeció a la Fundación Médica, que proveyó insumos y sumó su aporte en una tarea conjunta que nuevamente demuestra la importancia del trabajo mancomunado entre los sectores público y privado de la salud.

Detalles del procedimiento

– Las personas confirmadas de COVID-19 estarán en condiciones de donar su plasma pasados 14 días de su recuperación y contando con una prueba negativa para el virus.

– Quienes sean potenciales donantes no deben tener antecedentes transfusionales (no haber recibido transfusiones previamente) y deberán cumplir con todos los requisitos exigidos por Salud de Nación para un donante de sangre habitual.

– El procedimiento se realiza con un equipo de plasmaféresis que solo extrae unos mililitros de plasma sin ningún otro componente, ni glóbulos rojos, ni glóbulos blancos, ni plaquetas. Estos componentes de la sangre se devuelven luego al paciente sin el plasma, el cual el organismo sustituye rápidamente.

– Se lleva a cabo una entrevista, un examen clínico y pruebas de laboratorio para asegurar la salud del donante y la del receptor anónimo.

– El tiempo de proceso es de alrededor de 60 minutos.

Deja un comentario