Contemplando los protocolos de salud y prevención por la pandemia del coronavirus, las Escuelas Náuticas de Viedma, General Conesa y Guardia Mitre abrieron nuevamente sus puertas, para volver cautelosamente a la práctica de canotaje.

En este sentido, los asistentes a las clases deben respetar el distanciamiento de 2 metros fuera del agua y de 10 metros dentro de esta y permanecer con tapabocas hasta el inicio de la actividad deportiva.

En cada sesión pueden participar un total de 7 alumnos y el profesor, los cuales son provistos de materiales de desinfección para higienizarse antes y después de cada clase. Asimismo solo el docente tiene permitido ingresar al galpón donde se almacenan los materiales deportivos para entregar a los alumnos a la hora comenzar la práctica y son de uso individual.

En el caso de la capital rionegrina próximamente también se retomarán las actividades de vela únicamente en los botes “optimist” que son navegados por un único tripulante. Los “Pampero” por otra parte, debido a que en su práctica no se logra el distanciamiento social de 2 metros todavía permanecen en receso.

En Viedma, las actividades tendrán lugar de 10 a 12 y de 14 a 16 para el canotaje y de 15 a 17 para los veleros mientras que Guardia Mitre y General Conesa brindan clases de canotaje también de 15 a 17 de lunes a viernes para todos los casos.

Deja un comentario