Por Cristian Franchi


El conflicto entre la Policía y el Gobierno ya no es solo una cuestión bonaerense. En las últimas horas la mecha se encendió en varias provincias y los reclamos de los efectivos se hacen sentir con diferente tenor.

A
los números de casos crecientes de coronavirus, al gobierno nacional –y a los
provinciales- se le sumó otro efecto contagio, el de los reclamos policiales. Si
bien los ojos están puestos en lo que sucede en la provincia de Buenos Aires, las
protestas se replicaron en al menos siete provincias.  

Pero
no fue la afamada bonaerense la que inició este ciclo de reclamos, que incluye
entre otras cosas mejoras salariales y recursos.  El puntapié inicial lo dio la policía de
Misiones hace poco más de una semana, cuando fueron los familiares de los
agentes activos y los retirados los que se manifestaron en el centro de la
ciudad y frente a la Jefatura de Policía. 
Luego de una jornada intensa de negociaciones, en las que participaron
un legislador nacional y dos ministros (Hacienda y Gobierno) llegaron a un
acuerdo de incremento salarial de entre 16 mil pesos y 22 mil pesos, desde
agentes hasta comisarios generales, y los representantes de Gobierno se
comprometieron a no tomar represalias con los efectivos que impulsaron la
protesta, lo cual no tienen permitido por ley.

En La Rioja, el pasado viernes un grupo de policías autoconvocados iniciaron una protesta frente a la residencia del gobernador Ricardo Quintela, allí presentaron un petitorio con una serie de reclamos salariales y sanitarios. Finalmente el martes, el mandatario provincial anunció un bono de 8 mil pesos para las fuerzas de seguridad y un bono de 5 mil pesos para los miembros del Servicio Penitenciario provincial, por un período de 4 meses.

Tras
el fuerte reclamo de la bonaerense, comenzó el eco y la expansión a otros
puntos del país, que actualmente están en el tire y afloje negociador con las
fuerzas de seguridad.

***

En la provincia de Río Negro un grupo de familiares de policías comenzaron con una protesta en el famoso Centro Cívico de Bariloche. Entre los reclamos se encuentran mejoras salariales y laborales para los uniformados que cumplen funciones en esa localidad. Las movilizaciones se replicaron además en las ciudades de General Roca y Viedma. Al igual que los miembros de la bonaerense, los escalafones más bajos de la policía de Río Negro cobran sueldos por debajo de la canastas básica y pidieron una “mesa de diálogo” con el ministro de Seguridad, Gastón Pérez Estevan, y la gobernadora Arabela Carreras.

El
petitorio policial, además de reclamar un sueldo de 70.000 pesos para las
categorías iniciales, solicita la eliminación del horario de tercios, un
aumento del 100 por ciento en los pagos de los servicios adicionales; que las
horas de recargo se abonen de igual manera que los adicionales; la provisión de
elementos de bioseguridad para los efectivos como barbijos, guantes, lavandina
y otros; la asistencia médica inmediata en casos de Covid de un uniformado y
que los aumentos se apliquen en blanco, o sea remunerativos.

Este
miércoles, el gobierno provincial anunció a través de un comunicado que “al
igual que sucede con el resto de los sectores de los empleados del Poder
Ejecutivo Provincial, se trabaja sobre el esquema de remuneraciones, misiones y
funciones, y demás aspectos que hacen a la conformación de la retribución
salarial que reciben los integrantes de la fuerza por la labor que prestan en
el Estado”, y anunciaron que aún trabajan en una readecuación de los empleados
policiales.

***

En
Chubut, un grupo de efectivos activos y retirados se convocaron el martes en la
Plaza Independencia de la ciudad de Trelew con bombos y banderas, desde allí se
movilizaron hasta la Municipalidad en reclamo del pago atrasado de los suelos
de julio, agosto y el medio aguinaldo. El reclamo también se extendió a las
ciudades de Rawson, Puerto Madryn y Comodoro Rivadavia.

Si bien el ministro de Seguridad de la provincia, Federico Massoni, anticipó que habría sanciones para quienes se plieguen al reclamo, el jefe de Policía de Chubut, Miguel Gómez, aseguró que habría novedades para todo el sector en las próximas horas.

***

En
Santa Fe, el foco de la protesta policial estuvo puesto en la ciudad de
Rosario, donde un grupo de 80 manifestantes iniciaron en la mañana del miércoles
una concentración en las puertas de la Jefatura de la Unidad Regional II para
reclamar “salarios dignos” para los policías provinciales.

Entre los principales reclamos al gobierno de Omar Perotti, los efectivos pidieron principalmente un salario inicial de bolsillo para los uniformados de 66 mil pesos y un incremento en los haberes, retiros y pensiones.

En este caso, el reclamo logró desactivarse en la tarde del mismo día. El ministro de Seguridad de la provincia, Marcelo Sain, anunció el incremento salarial con una serie de medidas adicionales agrupadas en lo que denominó “Política de Bienestar policial”.

Sain
informó que el acuerdo paritario de recomposición salarial alcanzado entre el
gobierno provincial y los gremios estatales de UPCN y ATE se aplicará al
personal policial. “Esta recomposición se aplicará a la totalidad del personal
policial pero priorizando a los grados inferiores y a los numerarios que
desarrollan labores operacionales”, agregó el ministro.

También
dijo que el personal de calle que no reciba otro plus, cobrará un adicional no
remunerativo y no bonificable de 7000 pesos, medida que abarca a 10.500
policías, totalizando una inversión de $74 millones por mes.

***

En
la provincia de Chaco, las protestas van más allá de los sueldos. Un grupo de
efectivos de la policía provincial anunció una movilización a la Jefatura
Policial para este miércoles por la tarde en reclamo de un incremento salarial
y mejores condiciones de trabajo. En esa provincia, aseguran, el sueldo de un
agente de policía es menor a los 24 mil pesos, mientras la canasta básica de
alimentos supera los 42 mil.

En
simultáneo, sin embargo, los efectivos convocaron a otra manifestación durante
la mañana frente a la sede del Servicio Penitenciario de la provincia para
exigir la reincorporación de 23 efectivos que fueron cesanteados recientemente
por las protestas policiales por aumentos en los sueldos que ocurrieron en diciembre
de 2013 a lo largo de casi todo el país.

En
ese momento, el “paro” de la fuerza dejó grandes zonas liberadas en distintas
ciudades, especialmente en Gran Resistencia, donde se registró un aumento
considerable de robos y asaltos.

Al
igual que en Santa Fe, el gobierno provincial anunció en la tarde del miércoles
incrementos salariales para efectivos policiales del Chaco y del Servicio
Penitenciario Provincial. Según explicó, el mismo es equivalente al 7,8 por
ciento, 5 mil pesos en concepto de refrigerio y un sistema de inicio de
blanqueos de cifras no remunerativas.

Durante el anuncio, el gobernador Jorge Capitanich comentó que este aumento comenzará a regir a partir de septiembre y será efectivo en octubre. “Esta estrategia desde el punto de vista salarial es un reconocimiento al esfuerzo y trabajo realizado por nuestras fuerzas de seguridad, sobre todo en esta pandemia. Que implicó arriesgar su vida, y hasta perder la vida”.

***

La protesta llegó también a la provincia de Jujuy. Este miércoles, familiares de policías y policías retirados encabezaron una manifestación en Plaza Belgrano para reclamar por mejores condiciones laborales y una recomposición salarial.

También aseguraron que en el marco de la pandemia de coronavirus no reciben contención psicológica ni atención médica suficiente y son afectados a cumplir largas jornadas laborales con recargos no remunerados. ♣♣♣

#PA.

JUEVES 10 DE SEPTIEMBRE DE 2020.

Deja un comentario