Por Fiorella Del Piano


A lo largo de los cuatro años de gestión macrista hubo faltantes de medicamentos y vacunas, que al parecer siempre estuvieron disponibles, aunque no fueron distribuidas en las diferentes provincias.

A esta altura, no es una novedad decir
que en materia de Salud pública, el gobierno de Mauricio Macri hizo estragos en
todas las áreas. Recortes, retrasos en las partidas presupuestarias y
suspensiones de programas de prevención, fueron algunas de las consecuencias
del desfinanciamiento que hubo durante cuatro años.

Mucho se especula sobre qué
podría haber pasado en caso de que el ex presidente hubiese sido quién enfrente
la pandemia del coronavirus, ya que en medio de una crisis económica y
política, en septiembre de 2018, llevó a cabo una reestructuración del gobierno
que incluyó la eliminación de 10 ministerios. Entre ellos los de Cultura,
Trabajo y Salud.  

Además del valor simbólico que significó
la transformación de Salud en secretaría ─bajo la órbita de Desarrollo Social─
en la práctica esta decisión tuvo fuertes efectos. El secretario no tenía firma
ni estructura propia, tal es así, que a días de finalizar la gestión, el
gobierno de Mauricio Macri derogó una resolución firmada por el ex secretario
de Salud, Adolfo Rubinstein, quién no tuvo más remedio que renunciar; dado que,
según el presidente, el hecho en cuestión fue una decisión unilateral del funcionario.

***

Vacunas vencidas

El pasado miércoles, el actual
ministro de Salud, Ginés González García, denunció que en un frigorífico
porteño, se encontraron unos 4 millones de dosis de vacunas vencidas que nunca
fueron repartidas por el gobierno de Macri.

Al inicio de la gestión y con el
objeto de regularizar la estrategia de prevención primaria a través de las
vacunas, el ministro de salud, había realizado las gestiones pertinentes para
eximir de impuestos y liberar de los depósitos de aduana más de 12 millones de
dosis de vacunas; algunas de las cuales llevaban más de 7 meses en el depósito
de frío.

Distinta es la situación dada a
conocer esta semana. En esta oportunidad, se identificó un embarque completo de
600.000 dosis de triple bacteriana acelular y más de 2.200.000 dosis de vacuna
antigripal. Se trata de dosis que la administración anterior nunca distribuyó a
las provincias, y a las que miles de argentinos no pudieron acceder.

Al no poder hacer uso de las
vacunas debido a su estado, el Ministerio de Salud de la Nación y la SIGEN, iniciaron
las acciones y sumarios correspondientes. El costo de las dosis se estima en
1.400 millones de pesos mientras que el costo derivado del almacenamiento desde
2015 y la destrucción rondan los 19 millones de pesos.

Sobre la situación en particular,
el ministro García manifestó: “Al iniciar nuestra gestión (diciembre de 2019)
nos llegaron facturas de este frigorífico vinculadas al estibaje de vacunas.
Cuando vinimos a ver eran todas vacunas vencidas que no se habían distribuido a
las provincias, con lo cual nunca estuvieron a disposición de los argentinos”.
Al respecto, señaló que lo ocurrido no tiene explicación, “es una
desaprensión total del Gobierno anterior, no sé cómo llamarlo, me parece una
barbaridad”.

Durante el mandato macrista,
Jorge Lemus y Adolfo Rubinstein se repartieron la gestión entre fines de 2015 y
2019 y administraron un área recortada. Respecto del acontecimiento Rubinstein
señaló que estaba “averiguando los detalles” y le tiró la pelota a Lemus,
quien lo precedió en el cargo entre 2015 y 2017: “Esto fue en el 2015,
2016, hasta mediados del 2017. Es la gestión anterior a la mía”.

Por otra parte, aseguró que sabía
de la existencia de las vacunas. En ese sentido, manifestó: “Eran 3
millones y medio, no cuatro, y esto no es una auditoría que hizo Ginés
(González García, actual ministro de Salud), es un relevamiento que hicimos
nosotros en nuestra gestión, en mayo de 2019”.

Por el hecho, el Ministerio de
Salud y la Sindicatura General de la Nación iniciaron las acciones legales y
elevaron los sumarios correspondientes. El hallazgo de este nuevo lote de
vacunas sirve para confirmar la falta de estrategia sanitaria de la gestión
macrista.

***

En provincia también

En enero, a poco de asumir, el gobierno
de Axel Kicillof, en la provincia de Buenos Aires. El ministerio de salud
bonaerense, conducido por Daniel Gollán, identificó un depósito con más de 160
mil dosis de vacunas vencidas, en condiciones de ser desechadas por no haberse
mantenido la cadena de frío.

En esa oportunidad, según la
auditoría, entre las dosis que se debían desechar se hallaron unidades para
prevenir la poliomelitis, la doble viral (difteria y tétanos), la triple viral
(sarampión, paperas y rubéola) y contra la hepatitis A y B. Tenían fecha de
descarte el 26 de diciembre de 2019 y los funcionarios de la gestión anterior nunca
explicaron por qué no repartieron esa medicación que estaba disponible y con la
que se podría haber evitado el avance de distintas enfermedades.

A contramano del mundo, Mauricio Macri redujo las partidas destinadas a la salud y paralizó muchos de los programas de prevención y promoción impulsados durante el kirchnerismo. A lo largo de esos cuatro años hubo faltantes de medicamentos y vacunas, que al parecer siempre estuvieron disponibles, aunque no fueron distribuidas en las diferentes provincias.♣♣♣

#PA

Viernes 21 de agosto de 2020.

Deja un comentario