Por Lu­cía Sa­bi­ni Fra­ga


El joven Facundo Astudillo Castro de 22 años, permanece desaparecido desde el 30 de abril cuando se dirigía a Bahía Blanca. Todas las miradas apuntan a la Policía Bonaerense, ya que los últimos testigos aseguran haber visto a Facundo ser subido a un patrullero ese mismo día. La cuarentena obligatoria expuso la violencia policial a un nivel preocupante: al menos 50 situaciones de violencia policial y 12 casos de gatillo fácil. La desaparición de Luis Espinoza como triste antecedente.

El caso fue tomando fuerza esta última semana a partir de la viralización de fotos, consignas y notas, pese a que Facundo ya lleva 70 días sin aparecer. El 30 de abril se trasladaba desde Pedro Luro (partido bonaerense de Villarino), donde viven su mamá y hermanos, hacia la ciudad de Bahía Blanca donde lo esperaba su ex novia para retomar el vínculo. Pasaron 15 días y Facundo no aparecía; ahí fue cuando Daiana González alertó a la familia y a los amigos del joven que él nunca había llegado a su destino.

La madre de Facundo, Cristina Castro, tiene 42 años, es empleada en una estación de servicio y madre sola cabeza de familia. Desde el primer momento se puso al hombro la búsqueda de su hijo, y con mucha claridad expresa sus sospechas: “Algo le pasó a mi hijo, algo le hicieron ahí. No está desaparecido por su voluntad, a mi hijo lo desaparecieron” aseguró en una entrevista al diario Página 12 el pasado 6 de julio.

Ese 30 de abril, Facundo fue demorado por la policía bonaerense por aparente “violación de la cuarentena” y desde ese momento las versiones policiales se contradicen. Cristina Castro declaró la semana pasada, que ese mismo 30 fue el último contacto que tuvo con su hijo -a través de una llamada- al momento en el que personal policial le labraba la dichosa acta por presunta infracción al artículo 205 del Código Penal de la Nación.

***

Luego de un estrepitoso silencio oficial, el Ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, dio el visto bueno para el apartamiento de la policía local del caso. En una entrevista radial, aseguró este miércoles que “si ello le lleva tranquilidad a una madre que está buscando a su hijo, me parece es una obligación nuestra acompañar esa decisión”, aseveró el ministro. De todas maneras, dejó claro que por ahora “no surge ninguna evidencia” de una posible responsabilidad policial en el hecho, y remarcó que la Justicia será la que deberá determinarlo. Berni no tuvo contacto presencial con la madre del joven, y hasta ahora sólo se comunicó telefónicamente.

El día anterior, la familia del joven por intermedio de sus abogados Leandro Aparicio y Luciano Peretto, habían pedido el apartamiento de la Policía Bonaerense de la investigación. Acompañaron al pedido, una denuncia ante la Fiscalía Federal de Bahía Blanca a cargo de Santiago Ulpiano Martínez por “desaparición forzada de persona” porque según explicó Aparicio, “quienes por última vez lo vieron con vida fueron policías y las explicaciones que dieron no son convincentes”.

“Las explicaciones fueron contradictorias y se chocan con otras pruebas recabadas por la querella en el expediente por distintas circunstancias que allí pasaron”, agregó el abogado. Desinformación, pistas falsas, hostigamiento y falta de voluntad en los intentos de rastrillaje, son algunos de los elementos que hacen desconfiar del trabajo policial -en un caso donde ellos mismos son los principales sospechosos.

***

El miércoles pasado la Justicia Federal ordenó allanar la Subestación Policía Comunal Mayor Buratovich, ya que tres testigos habrían declarado haber visto el día de su desaparición al joven Castro ser subido a un patrullero en esa localidad. Allí se secuestraron los libros de guardia, registros de la comisaría, el móvil policial y los cuatro celulares de los efectivos policiales que habrían tenido contacto con el joven desaparecido.

A partir de estos operativos, el Fiscal de la Unidad Funcional de Instrucción 20 de Bahía Blanca, Rodolfo De Lucia (quién llevaba hasta ahora la causa) planteó formalmente su incompetencia en el caso, y pidió que la misma siga exclusivamente en la Justicia Federal. Ahora, la medida tendrá que ser resuelta por el Juzgado de Garantías, según informó la agencia Télam. El fiscal consideró que “existen elementos objetivos que permiten afirmar la posible comisión del concreto delito de desaparición forzada”, por lo que la causa ya no debería ser investigada por la justicia ordinaria.

Por su parte, el abogado de la familia de Facundo, denunció este jueves que existe encubrimiento policial en el caso y sostuvo la hipótesis de la “desaparición forzada”. “Hay encubrimiento y un plan para encubrir”, remarcó el letrado y apuntó que están a la espera del análisis de “los teléfonos, de tener el GPS de los móviles policiales y ver las pruebas que pedimos que no sabemos si las hicieron o no”, explicó.

“Actualmente hay dos
causas: una provincial por averiguación de paradero y otra causa federal (por
la presunta desaparición forzada) en la cual somos querellantes particulares,
pedimos una serie de medidas y algunas de esas medidas se concretaron
ayer”, aseguró Leandro Aparicio y según informo la agencia Télam.

Aparicio dijo que, en
paralelo, se presentó ante la justicia provincial “un pedido de
declinación de competencia a la justicia provincial y que mientras el fiscal
esté en la causa no puede investigar la Policía Bonaerense, traiga cualquier
otra fuerza y eso se hizo con lo cual dimos un paso importante”.

***

Por ahora la investigación está en curso, pero las sospechas aumentan. La cuarentena obligatoria trajo consigo abusos policiales de todo tipo, denuncias en prácticamente todas las provincias, desapariciones, muertes y otros delitos; y no son pocos los que piensan que lo sucedido con el joven Astudillo Castro podría sumarse a esta lista. Mientras tanto la campaña “¿Dónde esta Facundo?”, al que se sumaron organizaciones y referentes de DDHH,  demostró que el único reaseguro social sigue siendo no callar la voz. ♣♣♣ 

#PA

viernes 10 de julio de 2020

Deja un comentario