El pueblo chileno creó una unidad coordinadora que buscará acelerar la implementación de la reforma de este cuerpo policial, cuestionado por sus abusos de derechos humanos.

Chile creó este viernes una unidad coordinadora que buscará “acelerar la implementación de la reforma de Carabineros”, estamento policial muy cuestionado por presuntos abusos de derechos humanos en su actuar en el estallido social que inició en octubre de 2019.

Así lo expresó el presidente de Chile, Sebastián Piñera, quien encabezó una nueva reunión de la Comisión para la reforma de Carabineros, un ente transversal creado en diciembre del año pasado con el objetivo de remozar este estamento policial para fortalecer el orden público al tiempo que se garantice el resguardo absoluto de los derechos humanos.

La nueva unidad coordinadora estará integrada por cinco especialistas independientes, tres representantes del Ministerio del Interior y un representante de los ministerios de Hacienda, Justicia y de la Mujer y Equidad de Género.

La reunión de esta comisión llega justo una semana después de la última polémica por la actuación de Carabineros, luego de que un agente presuntamente arrojara a un joven a un río durante una protesta en el centro de Santiago, ocasionándole lesiones considerables.

El objetivo de la reforma de Carabineros es “fortalecer la cultura y las prácticas para proteger los derechos humanos de todas las personas, porque el resguardo del orden público y la seguridad ciudadana no es incompatible, es complementario con el respeto irrestricto a los derechos humanos”, dijo Piñera.

Asimismo, se busca “mejorar la transparencia y la probidad con la que se utilizan los recursos públicos”, agregó el presidente.

Según relataron otros de los presentes en la reunión, el Gobierno se comprometió a que en un plazo de 90 días se podrán ya aplicar las primeras medidas relativas a esta reforma policial.

Durante ese plazo se espera recopilar los distintos diagnósticos y proyectos de ley vinculados a la reforma de este estamento y a partir de ahí implementar las primeras modificaciones.

Piñera pidió también al Congreso que acelere la tramitación de distintas leyes de seguridad y orden público.

“Llegó el momento de tomarnos en serio. Y por eso quiero pedirle al Congreso, en forma muy enfática y con humildad, pero con mucha fuerza, que es absolutamente necesario y urgente sacar adelante leyes que sean necesarias para poder cumplir con este objetivo de proteger el orden público y resguardar la seguridad ciudadana”, expresó el mandatario.

Otros organismos, como el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) de Chile, cuyo director, Sergio Micco, también estuvo presente en la reunión, pidieron igualmente celeridad en la reforma de Carabineros.

“Hemos reiterado que estamos en una crisis integral de Carabineros y una crisis integral supone una reforma integral: doctrina, estructura orgánica, cultura interna, formación continua y permanente y que todas las decisiones en materia de selección y ascenso sean tomadas con una perspectiva de enfoque de Derechos Humanos”, dijo Micco a la prensa.

Asimismo, el representante del INDH dijo que “se requiere más ejecutividad” porque “la lentitud (de esta reforma) está a la vista” y valoró el compromiso de que en 90 días puedan tomarse las primeras decisiones.

El próximo 18 de octubre se cumple un año desde que estalló en Chile la ola de protestas más graves desde el fin de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), con una treintena de muertos y miles de heridos, además de episodios de violencia extrema con saqueos e incendios.

El cuerpo de Carabineros lleva meses en el punto de mira por su actuar durante estas protestas y organismos internacionales como la ONU y Amnistía Internacional han acusado de violaciones a los derechos humanos.

#PA. EFE, Santiago de Chile.

Sábado 10 de octubre de 2020.

Deja un comentario