Por Adrián Machado


Buena parte de este año se vio alterado por el COVID-19, las distintas medidas dispuestas por los gobiernos del mundo para restringir la circulación viral también hicieron mella en costumbres, prácticas, usos y rutinas. Entre ellas se encuentra la relación entre los usuarios y los medios de comunicación ¿Cambiaron los tipos y el tiempo consumido en medios durante la cuarentena? ¿En que se utilizó el tiempo extra producido por el aislamiento? ¿Cómo se avizora la “nueva normalidad”? Estas fueron las preguntas que guiaron la investigación del IMS Group y que aquí reseñamos.

IMS Group –Internet Media Services
es una compañía global que se dedica a la consultoría en comunicación y al
marketing digital. En julio publicó una investigación
cuyo objetivo fue indagar en la influencia sobre los nuevos hábitos en
el consumo de medios durante la pandemia. Además; el tiempo insumido en traslados,
las actividades llevadas a cabo en dicho periodo y la estimación de la población
acerca del regreso a la “normalidad”, fueron otros de los tópicos de interés para
el estudio. La encuesta fue realizada en la primera semana de junio, a través
de un panel online, y contó con la participación de casi 5.000 personas de toda
Latinoamérica y España. Las edades de los encuestados fueron de los 16 a los 59
años.

El sondeo se estructuró en 3 ejes:

  1. El cambio de
    hábitos respecto a los medios durante la cuarentena y su intensidad
  2. La utilización del
    tiempo antes dedicado al traslado hacia el lugar de trabajo o estudio
  3. La consideración
    acerca del momento y modo en que retornarán las actividades consideradas
    normales

***

Cambios

En el primer eje se preguntó específicamente sobre si cambió el tipo o el tiempo en el consumo de medios durante la cuarentena, las plataformas a las que se les dedica mayor cantidad de horas en la actualidad y el momento del día en que se consume cada medio. En lo que respecta a los resultados de Argentina, el 86% cambió el consumo mediático en el periodo de pandemia. El 35% de los indagados afirma haber modificado el tipo de medios de comunicación que consume, un porcentaje idéntico señala que alteró el tiempo dedicado a los mismos y el 16% indica que ambas variables se han transformado desde la alteración de los hábitos por la irrupción del coronavirus.

Los medios digitales se impusieron sobre los tradicionales: los contenidos OTT -over the top- y CTV -Connected TV- han aumentado un 34% su consumo en esta etapa. El primero de ellos hace referencia a todo lo relacionado a video digital fuera de la TV tradicional -PC, smartphone, Tablet y las distintas aplicaciones, como Netflix-, mientras que el segundo engloba a los Smart TV, las consolas de juegos y los dispositivos de streaming como Apple TV, Chromecast o Roku, por ejemplo. Los videos online ocupan el segundo puesto en los consumos que más aumentaron en el aislamiento, con 32%.

Las redes sociales y los cursos online exhiben más de 20% de incremento en las preferencias de los participantes del estudio del IMS Group, mientras que el único medio tradicional que mostró índices superiores a la etapa previa -25%- fue la televisión tradicional. Previsibles fueron los resultados cuando se preguntó que medio se estaba consumiendo menos: el cine encabezó las respuestas, seguido por la vía pública, las revistas, los diarios y la radio. Todos medios tradicionales.

Las pantallas ganan horas de conexión; más del 30% de
los encuestados expresaron dedicarle al menos de 1 a 3 horas diarias al streaming
de música, gaming, redes sociales, video online y al universo CTV/OTT. El único
medio tradicional que acompaña estas cifras es la televisión abierta y/o por
cable. Se observa un claro predominio en las preferencias por los medios
audiovisuales y las redes sociales, en detrimento de las revistas, los diarios
y la radio.

El cambio en el comportamiento de tipo y tiempo de insumo mediático hace que el usuario elija algún medio de comunicación por un breve momento a la mañana, por ejemplo, mientras que otros los acompañan toda la jornada, señala el reporte. El mayor volumen de consumo, una especie de prime time, ocurre entre las 15hs. y las 22hs. con los CTV/OTT, las redes sociales, los videos online y la tv por cable marcando la pauta. Las redes, los videos y el gaming acompañan al usuario durante toda la jornada. Por otro lado, plataformas como Twitter, LinkedIn, Snapchat o EA Sports, pueden alcanzar un consumo diario de 7 horas.

***

Tiempo nuevo

El segundo eje, a que se dedica el tiempo antes ocupado en trasladarse al trabajo o al lugar de estudio, fue direccionado a través de dos consultas: la cantidad de tiempo que insumía el traslado y la utilización del mismo en este momento -suponiendo que la persona indagada no haya retornado a sus actividades presenciales-. En la región, la mayoría de las personas demoraban alrededor de 1 hora cada día en transportarse adonde trabajaban o estudiaban. Argentina se ubica dentro del promedio, con 58 minutos.

La mayoría del tiempo considerado “ganado” se dedica a actividades online: en esa categoría se incluye el entretenimiento -26%-, mirar/leer noticias -16%-, jugar videojuegos -12%- y trabajar -10%-. Por fuera quedan dormir y realizar ejercicio físico, con 16% y 20%, respectivamente.

***

La nueva normalidad

El último eslabón que estructura la investigación versa
sobre el futuro: ¿Cómo y cuándo será el regreso a la “normalidad”? Para
precisar el análisis, la encuesta indagó acerca de cuando retornará la
actividad habitual, la forma que tendrá esa “nueva normalidad” y lo primero que
el ciudadano considera retomar en el momento que se terminen las medidas
restrictivas. Como el sondeo fue realizado durante la primera semana de junio,
esta sección ha quedado un tanto desactualizada, debido a que varios países han
habilitado algunas actividades y dentro de cada Estado la situación es heterogénea.
En ese entonces, los participantes de Argentina se ubicaron entre quienes pensaban
que las medidas de contingencia se extenderían entre 3 y más de 6 meses.

Solo 2 de 10 personas consultadas creen que todo volverá a ser igual que antes de la aparición del virus, en cambio, la mayoría espera que haya variantes en los eventos masivos, en la manera de realizar turismo, se cree en la existencia de mayor cantidad de teletrabajo y apuntan a modificaciones en el modo de traslado, así como en la práctica deportiva. Al ser consultados sobre lo que harán durante las primeras cuatro semanas de “nueva normalidad” se aprecia una primacía de las relaciones afectivas: 8 de cada 10 indicó que visitará a familias y amigos -un 10% más que el promedio regional-, el 60% manifestó su intención de pasear al aire libre y poco más del 30% indicó que le gustaría ir a un bar o restaurant.

En un plazo de 6 meses post flexibilización total o casi completa, el turismo es considerado mayoritariamente de tipo local o nacional: pequeños recesos de fin de semana con vehículo propio y vacacionar por Argentina son las opciones más elegidas. Casi 20% más abajo recién aparece la siguiente elección: comprar pasajes aéreos o paquetes de viaje en promoción.

El informe de la investigación del IMS Group considera que el consumo de medios establecido en este periodo de pandemia se mantendrá hasta, al menos, fin de año. Sostiene esa conclusión con los datos recabados sobre la estimación personal de la vuelta a las actividades “normales”: el 62% de la población encuestada cree que lo hará a partir de septiembre y un 40% proyecta la vuelta para fines de 2020. ♣♣♣

#PA.

Viernes 21 de agosto de 2020.

Deja un comentario