La asociación civil Colectivo de Análisis de
la Seguridad con Democracia (Casede) alertó la falta de seguridad para los
periodistas en México y de cierta normalización de la violencia contra ellos
al divulgar el Informe Libertad de Expresión 2020.

“Hemos normalizado el estado de cosas de
agresiones a medios y a periodistas. Ya hay una estabilidad, una costumbre en
la que pareciera que no tenemos manera de salir (…) hemos llegado a un punto
en el que no sabemos a dónde vamos”, expresó Jacinto Rodríguez,
periodista y miembro de Casede, en una conferencia virtual.

México es uno de los países más peligrosos
para el ejercicio del periodismo. Según la organización Artículo 19, han sido
asesinados por su labor al menos 132 periodistas desde el año 2000, y 13 de
ellos en la actual Administración que empezó su mandato en diciembre de 2018.

De acuerdo con los datos de Casede, durante
la Administración de Andrés Manuel López Obrador el número de profesionales
de la comunicación asesinados ascendería a 26 asesinatos
.

A raíz de estas cifras, Rodríguez destacó de
la “alerta” que implica la existencia de “zonas de
silencio”, esto es, según definió, partes del país donde los
periodistas no pueden ejercer su profesión y donde todo vale
.

Por esto, el periodista recalcó la
importancia de preguntarse a quién beneficia la situación
“desoladora” actual, y lo relacionó con la pérdida de democracia en
el país latinoamericano donde, expresó, con la falta de legislación y esfuerzos
por parte del Gobierno actual.

Por otra parte, los presentes en la
conferencia detallaron que los riesgos para los periodistas aumentan en época
de confinamiento por coronavirus, ya que se someten a riesgos para hacer su
trabajo y muchos no tienen respaldo legal de los medios para los que trabajan.

***

Exceso de información

Del mismo modo, y enfocándose más en el resto
de la población, hablaron de la “infodemia”, en la que se está dando
un “exceso de información pública disponible que no esta verificada“.

Por lo anterior, en el informe se hacen una
serie de recomendaciones que consideran imprescindibles para revertir el estado
de vulnerabilidad extrema en el que se encuentran los periodistas en México. Algunas
de ellas son desarrollar marcos legales que protejan la libertad de expresión e
incorporar estándares internacionales a las leyes en el plano judicial.

Además, también recomiendan otorgar presupuesto y mejorar las capacidades operativas para garantizar las actividades periodísticas, desarrollar planes de prevención y protección, capacitar a organizaciones de la sociedad civil o incentivar posicionamientos conjuntos entre Gobierno y medios, entre otros.

#PA. EFE, México.

Lunes 20 de julio de 2020.

Deja un comentario