Condicionada por las medidas para evitar la propagación de coronavirus, comenzó formalmente este domingo y de forma atípica, la campaña en Bolivia para las elecciones generales del 18 de octubre, con actos a través de internet y caravanas de automóviles, según los distintos partidos.

Caravana
del MAS

Algunos de los principales candidatos
presidenciales realizaron caravanas en Santa Cruz de la Sierra, la mayor ciudad
del país, al estar restringida la circulación de vehículos este fin de semana
en La Paz debido a la pandemia de coronavirus.

Fue el caso del Movimiento al Socialismo
(MAS), el partido del exmandatario Evo Morales, favorito en las encuestas de
intención de voto aunque sin margen suficiente para consagrar en primera vuelta
a su candidato a presidente, el exministro de Economía Luis Arce.

La caravana del MAS estuvo encabezada por
el propio Arce, que durante todo el recorrido ondeó la bandera azul del partido
y, utilizando tapaboca, saludó a las personas que esperaban su paso mientras
vitoreaban su nombre.

“Estamos reiniciando la campaña para
recuperar la democracia y darle al pueblo estabilidad económica, política y
social; es el pueblo boliviano que está harto de los partidos de derecha y
quiere volver a tener un país tranquilo”, dijo Arce a los periodistas presentes.

Asimismo, el MAS tenía previsto realizar durante la noche del domingo un lanzamiento de campaña digital y un rito ancestral encabezado por su candidato a vicepresidente, el excanciller David Choquehuanca.

***

Los otros
candidatos

La alianza Juntos presentó su campaña con
una transmisión por redes sociales y también hizo una caravana en Santa Cruz,
en la que no estuvo presente su candidata presidencial, la actual mandataria
interina, Jeanine Áñez.

La otra coalición con posibilidades de
triunfo según los sondeos, Comunidad Ciudadana, publicó un video en redes
sociales en el que propone “soluciones inmediatas” para salvar empleos en los
sectores más castigados por la crisis derivada de la pandemia.

“Vamos a ganarle al fraude, a la corrupción
y al coronavirus porque la gente está primero”, afirmó su candidato
presidencial, el exmandatario Carlos Mesa.

El TSE recordó ayer que los actos de campaña “deben apegarse a las medidas de seguridad sanitaria” vigentes, del mismo modo que en los comicios de octubre se implementarán disposiciones especiales de bioseguridad.

***

Votación
en otros países

La autoridad electoral también advirtió que
los bolivianos empadronados en los 30 países en los que Bolivia tiene
“representación diplomática” podrán votar el 18 de octubre siempre que los
comicios se adapten a las “exigencias o lineamientos que fijan los países
anfitriones”.

“En los países donde hay gran cantidad de
inscriptos, la votación no puede realizarse en las embajadas o consulados, por
lo que se necesita el apoyo de los anfitriones para que otorguen recintos o
escuelas para colocar mesas de sufragio”, advirtió el presidente del TSE,
Salvador Romero, en un comunicado.

En países como Argentina, Brasil, Chile,
España y Estados Unidos, donde reside una gran cantidad de bolivianos, el
órgano electoral realizó el registro de nuevos votantes y en otros se trabajó
con el registro de los inscritos en 2019, señala un comunicado de esa entidad.

La votación de residentes bolivianos en el exterior exige que haya una coordinación permanente entre el órgano electoral y el servicio exterior boliviano, además de adaptarse a las “exigencias o lineamientos que fijan los países anfitriones”, especialmente por la situación que vive el mundo por la COVID-19, indica.

***

Entre
pandemia y golpe de Estado

Esta campaña electoral es atípica al
llevarse a cabo en medio de la pandemia de la COVID-19, que en el país registra
5.398 muertes y 120.241 casos confirmados.

El órgano electoral recordaba el sábado que
los actos electorales “deben apegarse a las medidas de seguridad
sanitaria” estipuladas por las autoridades, al igual que la votación en
octubre está prevista con medidas de bioseguridad.

Las elecciones en Bolivia están previstas
para el 18 de octubre tras cambiar dos veces la fecha por la pandemia, pues
inicialmente debían llevarse a cabo el 3 de mayo y luego el 6 de septiembre,
con ocho candidaturas a presidente, vicepresidente, senadores y diputados,
aunque las encuestas solo dan opciones a Arce, Mesa y Áñez, por este orden.

Bolivia vive desde este mes una etapa de
“postconfinamiento”, con menos restricciones tras cinco meses de
cuarentena rígida y flexible en función de los contagios en cada municipio.

Los comicios generales bolivianos están
pendientes desde la anulación de los celebrados en octubre de 2019, en los que
Evo Morales fue declarado vencedor entre denuncias de fraude a su favor, aún
bajo investigación judicial.

Morales anunció su renuncia denunciando que era forzado por un golpe de Estado en medio de presiones de militares y policías, entre otras, para privarlo de su cuarta victoria electoral consecutiva y sacarlo del poder tras casi catorce años al frente del país.

#PA. Télam. EFE, La Paz.

lunes 7 de setiembre de 202

Deja un comentario