Por Fernando Oz


El proyecto light que presentó el
bloque del Frente de Todos en Diputados para cobrar un impuesto a las grandes
riquezas, es blanco del ataque de la oposición, voceros empresariales y de los
integrantes del Foro de Convergencia Empresarial, apoyado por la Cámara de
Comercio de los EE.UU. en la Argentina. El club de los millonarios ya había
ganado, ahora van por más.

A pocas horas de la presentación en la Cámara de Diputados del proyecto de Aporte Solidario y Extraordinario para que la “personas físicas” que al 31 de diciembre del año pasado hayan declarado un patrimonio mayo a los $200 millones, el lobby empresarial propone bajar las tasas para “promover la reactivación económica”. La iniciativa del Gobierno, impulsada desde el bloque del Frente de Todos, apenas alcanzaría a poco más de 12 mil personas, las más ricas del país.

Los lobistas del club, entre los que se encuentran algunos
de los empresarios que más ganaron durante el gobierno de Mauricio Macri,
ya ganaron una primera batalla al lograr que se dejara afuera del
proyecto a las personas jurídicas, es decir a las grandes corporaciones.

El economista Juan Carlos de Pablo, habitual
columnista del diario La Nación y radio Mitre, fue uno de los
primeros en criticar el proyecto que impulsó Máximo Kirchner junto a
otros diputados del bloque oficialista. “Acá la señal es que el sector público
no pone un mango”, dijo en declaraciones al programa Lanata Sin Filtro.

Para el tributarista Humberto Bertazza, “más allá del
nombre que le dieron, esto es un impuesto, no hay vuelta que darle”. El estudio
Bertazza, Nicolini y Corti, en diálogo con Infobae, opinó que “en
cualquier caso, está clarísimo que es una carga adicional sobre bienes
personales; de hecho, toma todos los elementos e información de bienes
personales. Desde ese punto de vista, es claramente violatoria, es una doble
imposición. Por eso es probable que esto termine en la Justicia, aunque desde
el punto de la solidaridad y la emergencia luzca razonable”.

Tal como escribió ayer la colega Florencia Guerrero en un artículo publicado ayer en #PuenteAereo titulado Un proyecto light para llegue el derrame, la actual iniciativa se encuentra en las antípodas de la propuesta original en la que se proponía avanzar sobre las grandes corporaciones. Entre otros puntos establecía que se le aplicaría un gravamen del 1,25% para los bienes registrados al 31 de marzo en el territorio nacional y del 1,75% para los bienes registrados en el exterior.

***

Más voces

Ayer el empresario cafetero Martín Cabrales pidió al
Gobierno “bajar las tasas para que los comercios puedan reactivar su
economía e invertir” y reclamó “una reforma o una adecuación tributaria
para alivianar a aquellas industrias, sectores o comercios
” que están afectados
por la pandemia.

En declaraciones radiales, el referente de la industria del
café, dijo que “de ahora en más hay que empezar a tomar muchas medidas
referentes al capital de trabajo, financiamiento con tasa cero o tasas muy
bajas”. También apuntó a la carga tributaria: “No es de ahora, con la
pandemia, sino desde siempre. Es una de las más altas del mundo
”.

Durante las elecciones presidenciales del año pasado, Cabrales
expresó su apoyo al Frente de Todos. “Alberto Fernández cuenta con mi
humilde apoyo para colaborar en un gran acuerdo social”, había dicho en
declaraciones a radio Futurock.

Pero ayer, el vicepresidente de la compañía y nieto del
fundador, puso en dudas las medidas económicas del gobierno de Fernández, al
decir que “todo esto se basa en la confianza que tenga la gente sobre un
plan económico para sacar la plata que tiene
”, por eso pidió “un shock
de confianza fuerte”. Según su visión, “el argentino promedio tiene que tener
confianza para sacar los dólares con el fin de consumir e invertir”.

En 2008, durante la presidencia de Cristina Fernández de
Kirchner
, la compañía marplatense invirtió $1,4 millones para ampliar el
negocio. Un año antes, el empresario del café logró una facturación que se
acercó a los $98 millones y proyectaban llegar a los $120 millones para
comenzar el 2009. La tradicional firma tiene presencia en al menos cinco países
de Latinoamérica.

***

El mecanismo

A fines de abril, cuando el proyecto aún se gestaba en la
presidencia del Bloque del Frente de Todos, el Foro de Convergencia
Empresarial, que reúne a varias cámaras empresariales, emitió un comunicado en
el que se adelantaba a rechazar lo que denominaban un “impuesto” a los
“ricos”
. “Los proyectos de crear nuevos impuestos al
patrimonio y a las ganancias de las empresas es un antecedente sumamente
negativo para recrear el clima de inversión”, se leía en el comunicado.

Entre otros adherentes, el Foro de Convergencia Empresarial está integrado por la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (ACDE), la Asociación de Bancos de Argentina (ABA), la Asociación de Clínicas, Sanatorios y Hospitales Privados de Argentina (Adecra), la Cámara de Comercio y Servicios (CAC), la Cámara de Comercio de los EE.UU. en la Argentina (Amcham), la Cámara de Importadores (CIRA), el Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF), el Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina (IDEA), la Sociedad Rural Argentina (SRA), y la Asociación de Dirigentes de Empresas (ADE).

Antes que el impuesto por única vez a las grandes fortunas
tomara forma dentro del propio oficialismo, el presidente de la Unión Cívica
Radical, Alfredo Cornejo, ya había tomado una postura en contra de su
tratamiento. “Con esta iniciativa lo único que hace es crear más impuestos,
todo lo contrario que hace el resto del mundo. El apuro de hoy no se entiende,
estuvieron doce años en el gobierno y nunca lo propusieron”, argumentaba el
diputado sin recordar la excepcionalidad de la situación como consecuencia de
la crisis mundial por la pandemia
, principal fundamento del proyecto de
Aporte Solidario y Extraordinario.

Ahora, montada en la reforma tributaria que se estudia en el
Ministerio de Economía y la AFIP, la opositora Elisa Carrió volvió a
escena y emitió un comunicado firmado por la Coalición Cívica – ARI en el que indica
que “el Gobierno se equivoca si piensa que aumentando impuestos tendrá más
recursos para redistribuir. No se puede distribuir una riqueza que no se
genera. Y para generarla necesitamos sacarle el pie de encima al sector privado”.
 

La reforma tributaria que se analiza va en el mismo sentido
que el proyecto de Aporte Solidario y Extraordinario. Apuntará a ampliar la
base imponible de “impuestos progresivos” y lograr que tributen más
los sectores de mayor capacidad contributiva
, pero no se estudia subir
Ganancias sobre empresas o asalariados, ni aumentar aportes del monotributo.

***

Al debate

Estos son los puntos principales del proyecto que fija un
aporte solidario, por única vez, para las personas que tienen un patrimonio
superior a los $200 millones.

  • Alcanza a aproximadamente 12 mil personas que tienen patrimonios declarados de más de $200 millones.
  • Es un aporte por única vez con una alícuota que varía entre el 2% y el 3,5%, dependiente del volumen de la fortuna.
  • Alrededor de la mitad de las personas alcanzadas por este aporte tienen entre $200 millones a $400 millones y la mayor tasa alcanza a menos de 300 personas.
  • Por los bienes que las personas alcanzadas tienen en el exterior, las alícuotas son un 50% mayores.
  • Se estima recaudar aproximadamente $300.000 millones, que se destinará a paliar los efectos de la pandemia, apoyar a pymes, urbanizar barrios populares, obras para YPF para el envasado de Gas Natural y financiar el relanzamiento del plan Progresar para estudiantes.
  • En la Cámara de Diputados, para lograr la aprobación se requiere una mayoría especial de 129 legisladores, que es el número necesario para el quorum.

♣♣♣

#PA.

Domingo 30 de agosto de 2020.

Deja un comentario