Te traigo una serie de ejercicios que te van a ayudar a mejorar como fotógrafo. Vas a encontrar ejercicios muy diversos, en alguno verás que ni siquiera vas a usar la cámara, pero créeme, todos ellos te van a servir en tu camino de ser mejor fotógrafo.

¿Vamos a por ellos?

1. Apúntate a un curso de fotografía

Si bien el aprendizaje fotográfico autodidacta es fantástico y es algo muy honorable, por experiencia propia te diré que es algo mucho más lento, requiere más esfuerzo además de tiempo y se te escapan muchas cosas que con un curso jamás se te escaparían. Aspectos muy básicos, además.

Si estás empezando, te recomiendo que eches un vistazo al curso de Mario. Si ya estás en un nivel algo más avanzado, busca algo más específico, como procesado, luz, tratamiento del color, etcétera. Seguro que en tu ciudad organizan algo y si no, puedes buscar por la red. En Canon, Nikon, Fujifilm (y el resto de marcas) suelen organizar cursos de este tipo (y no, no tienes que tener la cámara de su marca necesariamente 😉 ).

2. Únete a otros fotógrafos

Si en tu ciudad hay alguna asociación fotográfica o un grupo de amigos de la fotografía, te animo a que te unas a ellos. Compartir esta afición sirve para compartir experiencias, aprendizaje, motivarte a salir a fotografiar, enterarte de todo lo que ocurra a tu alrededor relacionado con la fotografía, como cursos, exposiciones, charlas, concursos, etcétera.

Además te da la posibilidad de que tu trabajo sea visto y así recibir críticas, buenas y malas, que de estas últimas (siempre que sean constructivas, claro) es de las que más puedes aprender.

Únete a otros fotógrafos” width=”1280″>
Únete a otros fotógrafos

3. Lee al menos un libro de fotografía

Sí, leer es maravilloso, necesario, apasionante, revitalizante y mil cosas más, pero si además te lees un libro de fotografía conseguirás profundizar un poco más en este fabuloso océano de la fotografía. Aquí tienes algunos de los mejores libros de fotografía del mercado.

4. Preséntate a un concurso

Y cuando te animo a presentarte a un concurso, un maratón fotográfico o similar, no lo hago con la intención de animarte a conseguir un premio. Tu premio es tu foto, tu diversión, la emoción que consigues transmitir. Si además logras algo material, bienvenido sea.

El principal motivo para presentarte a este tipo de convocatorias es la capacidad que tienen para despertar y poner a prueba tu creatividad. Eso y que es una excusa perfecta para que tu cámara no se quede olvidada en el fondo de un armario (lo peor que puedes hacer si quieres mejorar como fotógrafo).

5. Practica

Ya sabes: la práctica hace al maestro. Los concursos ponen a prueba tu creatividad y te obligan a desenfundar la cámara, pero no puedes limitarte sólo a estos eventos si quieres mejorar. Para avanzar hay que practicar, disparar y disparar hasta que te duelan los dedos. Eso sí, no es plan de hacerlo indiscriminadamente y fotografiar el mismo motivo de la misma forma cien veces 😉 Practica distintos estilos, haz ejercicios, aprovecha cualquier ocasión favorable para llevarte tu cámara, participa en nuestros retos semanales, etc.

6. Aprende de otros

Sobre todo al inicio, que uno anda más perdido que el barco del arroz, es fundamental observar el trabajo de otros. De esta manera desarrollas el ojo fotográfico y vas descubriendo qué tipo de fotografías te gustan para, a partir de ahí, crear tu propio estilo fotográfico.

👉 Nota de Mario: No te pierdas nuestro Recomendador de cámaras personalizado aquí, una herramienta online que te sugiere una cámara de fotos en función de tu uso, tus preferencias y tus necesidades particulares. Ideal si te estás planteando comprar o cambiar de cámara próximamente.

Para aprender de otros fotógrafos puedes, como te he comentado antes, unirte a una asociación, ir a exposiciones o visitar galerías en Internet. Si quieres mejorar tus fotografías, debes contemplar muchas otras, igual que un escritor que se precie lee sin medida.

7. Desmelénate

Sáltate las reglas, comete errores fotográficos y desaprende lo aprendido. Sí, estás leyendo bien, y no, no se me ha ido la cabeza. Lo primero, para saltarse las reglas hay que conocerlas bien. Y si no las conoces debes comenzar por ahí. Una vez que las controles, juega a transgredirlas, a errar intencionadamente para lograr fotografías distintas, que tengan tu propio sello, que vayan más allá y que capten la atención de cualquier mirada.

Desmelénate” width=”1280″>
Desmelénate

8. Selecciona y borra tus fotos

Esta es una tarea bastante difícil, especialmente porque cuando fotografías algo suele ser con mucho cariño, a la escena o a este arte en general, pero en toda imagen que capturas sueles dejar un pedacito de ti y tirarlo a la papelera no es nada fácil.

Ahora bien, si quieres avanzar como fotógrafo debes ser el mayor crítico con tu trabajo. Comienza por tus primeras fotos y borra aquellas que estén mal hechas o vacías (siempre y cuando no sean un recuerdo especial, claro, ahí vale todo, ¡¡¡más vale una foto borrosa del cumpleaños de tu hijo que ninguna foto!!!).

Y a la hora de enseñar tu trabajo, si no quieres aburrir al personal, realiza primero una buena selección y muestra sólo las mejores, tu gente te lo agradecerá y tú habrás hecho un ejercicio necesario e imprescindible de autocrítica.

9. No te lo tomes demasiado en serio

Esto no es un trabajo, no es una obligación. Es un hobby que haces por diversión (a no ser que te dediques profesionalmente a la fotografía, que en ese caso, la mayoría de estos propósitos los tendrás muy superados).

Por ese motivo, lo más importante es que los veas como una oportunidad para divertirte y disfrutar dentro de este mundo, no para que te supongan un esfuerzo y acabes sudando la gota gorda o con la presión de que no llegas, en absoluto se trata de eso.

Relájate y aprovecha estos consejos para pasártelo bien. Si no lo haces, si no te diviertes, párate a reflexionar qué está ocurriendo.

10. Dispara con el corazón

Nunca serás un buen fotógrafo si en tus fotografías no hay emoción. Tal vez seas un buen fotógrafo de productos, pero nada más. La música emociona y te llega cuando te hace vibrar, igual ocurre con una fotografía, puede que no tenga los acordes perfectamente armonizados, pero si te provoca un sentimiento, querrás volver a mirarla una y otra vez. Sin embargo, una foto técnicamente perfecta y que esté vacía, pasará inadvertida y nunca entrará en las listas de éxitos.

Y ahora… ¿quieres mejorar como fotógrafo? ¿Cuántos de estos ejercicios estás dispuesto a realizar?

Deja un comentario