en

TU SALUD, TU DERECHO

Desde que se conmemora el Día Mundial de la Lucha Contra el VIH, impuesto en 1988, la pandemia mató a más de 25 millones de personas en todo el planeta. Lo que la convierte en una de las epidemias más destructivas de la humanidad. El primero de diciembre de todos los años las organizaciones sociales, comunidades médicas  y los medios de comunicación (entre otros) utilizan el día para acrecentar la conciencia pública en cuanto a la prevención y tratamiento del SIDA.

En la actualidad se debe centrar la atención en el derecho a la salud. Como se encuentra establecido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, todas las personas del mundo, tienen derecho a la salud. El mismo se asocia de manera directa a un conjunto amplio de derechos, como el de la vivienda, los servicios básicos, condiciones laborales saludables, acceso a alimentos nutritivos y a la justicia. Estos derechos deben ser prioridad de la salud mundial, de modo que sea accesible para todos, la atención sanitaria de calidad.

El último informe de ONUSIDA “Mi salud, mi derecho” expresa claramente el rol de los Estados y sus obligaciones básicas en materia de derechos humanos, los cuales debe respetar, proteger y cumplir. Uno de ellos es el derecho a la salud, que donde peligre el VIH se va a propagar.

La educación es el cimiento, la base, la estructura de un enfoque sostenible y eficaz de la prevención del VIH. El trabajo de abordar situaciones y problemáticas de alto riesgo e impactar sobre la vulnerabilidad de los niños y adolescentes, constituye lo más elemental y prioritario del tema.

 

A FALTA DE CURA, CONTROL Y PREVENCIÓN 

Los antirretrovirales eficaces logran mantener controlado el VIH y prevenir la transmisión, que ocurre por la transferencia de fluidos como sangre, semen, flujo vaginal, líquido preseminal o leche materna. De esta manera se logra llevar una vida saludable, larga y provechosa.

 

MODELO 90-90-90

El objetivo  para el año 2020 es 90-90-90, se busca que el 90% de las personas con VIH conozcan su diagnóstico, que el 90% está bajo tratamiento antirretroviral, y que el 90% d este grupo tenga carga viral suprimida (medición de cantidad de virus en sangre). Alcanzando estos objetivos se permite imaginar el fin de la pandemia de SIDA para 2030.

 

DATOS

  • 36,7 millones de personas padecen la enfermedad.
  • 45,8% son hombres, 48,5% son mujeres y 5,7% son niños.
  • El 70% de las personas infectadas no conocen su estado serológico.
  • El 53% de los adultos que la padecen reciben tratamiento.
  • El 43% de los niños infectados tienen acceso a los antirretrovirales.
  • Entre 2016 y 2017 1,8 millones de personas se infectaron con VIH.
Emiliano Piccinini

Por Emiliano Piccinini

Periodista - Comunicador - Docente - Redactor y Editor de LaTapa - Reginense - Patagónico

NUESTROS JÓVENES NOS PERMITEN PENSAR QUE NO TODO ESTÁ PERDIDO

“ME INSPIRAN LAS IMÁGENES DEL SUBCONSCIENTE”