en

ACEFALÍA POLÍTICA LOCALIZADA

El gobierno interino de Villa Regina comandado por José Rayó ya tiene  fecha de caducidad. El Concejo Deliberante (CD) informó que fue promulgada la Ordenanza 117/17 mediante la cual se convoca a elecciones municipales para el 15 de abril de 2018 con la finalidad de elegir nuevo intendente para la ciudad, cuyo mandato se prolongará hasta el 12 de diciembre de 2019.

Ante este panorama los reginenses llegaremos a fines de 2019 con el paso de tres intendentes en el transcurso de cuatro años, un promedio de 16 meses de trabajo cada uno. Una paradoja política que desde ninguna óptica puede vislumbrar buenos augurios para nuestra ciudad. La continuidad que necesita un proceso de trabajo serio que tenga por delante un camino delimitado por ideas consensuadas y proyectos firmes que viajen en una misma dirección e intenten llegar a un destino predeterminado se desvanece frente a la realidad que vivimos; los proyectos no existen, las ideas son pretensiones personales y no comunales; y el destino, si es que se plantean alguno, es políticamente incierto.

Los próximos meses serán claves dentro de las estructuras de los aparatos partidarios en nuestra ciudad, frente a una situación atípica generada con tanta fuerza, es lógico que se provoquen micro fracturas donde los actores políticos comiencen a reacomodarse y posicionarse sin menoscabar en viejos asuntos internos. Quienes alguna vez se divorciaron políticamente vuelven a juntarse o bien se separan  quienes por momentos fueron aliados políticos. Es que en política las relaciones humanas van de la mano de las necesidades e intereses personales y no de valores compartidos que se respetan frente a cualquier situación; las relaciones personales en política abren un universo infinito de posibilidades.

Los actores políticos que vislumbramos para el futuro salen de la misma urna hace ya varios años, lamentablemente las cabezas que pueden pensar la política en un sentido colectivo y mucho mejor que los actuales actores no se involucran en política, o están inmersos, pero desde asociaciones no gubernamentales o instituciones públicas que en Regina tienen mucha fuerza. Ahí, es donde están los sujetos políticos que necesitamos para crecer,  pero ellos no son los que buscan los cargos electivos y tampoco aceptan propuestas participativas, saben que arrimarse demasiado a determinados actores, de alguna manera es taparse de un sucio polvillo. Este dilema, termina por ser un problema colectivo, ya que somos nosotros, desde la posibilidad que nos ofrece la democracia quienes generamos como comunidad, este tipo de plataforma política reiterativa.

DECRETO DE EMERGENCIA, EL PERMITIDO DE LA DIETA

OLA DE CALOR EN LA PERLA DEL VALLE